^¡Subir!

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


CasoNeruda

Programa Unidad Popular

El programa de gobierno de la Unidad Popular  y las primeras 40 medidas es lo que motivo a los sectores reaccionarios y al imperio planificar el magnicidio del presidente constitucional Salvador Allende y la destrucción a sangre y fuego del "enemigo interno" epíteto enseñado por los norteamericanos para calificar a los chilenos patriotas, este predicamento fue la excusa ideológica de los sectores anti patriotas de las fuerzas armadas de Chile.

 

Presentamos para su conocimiento el programa patriotico popular y nacional de la Unidad Popular y las primeras 40 medidas.

 

Programa UP (PDF): Ver Acá

Lista 40 Medidas (Word): Descarga Acá

Discurso completo de Evo Morales en inauguración de Escuela Militar Antiimperialista

 

23 agosto, 2016
WARNES – SANTA CRUZ

 

Discurso del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, en la inauguración de la Escuela de Comando Antiimperialista denominada “Gral. Juan José Torres González”, el 17 de agosto de 2016.

 

Tomado de Cambio, publicación del Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia.

 

 

Muchas gracias, un saludo a nues­tras ministras y ministros del Es­tado Plurinacional, un saludo a la ministra de Defensa de Nicara­gua, muchas gracias por acompañarnos, al mi­nistro de Defensa de la hermana República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, al viceministro de De­fensa de Ecuador, al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, al Mando Mili­tar, a su Estado Mayor, a los agregados milita­res de países que nos acompañan, a nuestros movimientos sociales departamentales, nacio­nales presentes acá, alcaldes, alcaldesas, con­cejales, asambleístas del departamento como también asambleístas nacionales, a los oficia­les de las FFAA, soldados, a todos los compa­ñeros que acompañan y desde el municipio de Warnes un saludo a toda Bolivia y a todo el pue­blo del mundo, ese pueblo antiimperialista que lucha por su liberación.

 

 

ESCUELA PARA EL PUEBLO

 

Hemos decidido con el hermano Vicepre­sidente y con el Gabinete aprovechando el Día de la Bandera, del símbolo patrio iniciar e inaugurar nuestra Escuela Militar Antiim­perialista que no solamente es una escuela para las FFAA sino para el pueblo boliviano. Y qué mejor desde acá compartir experien­cias de lucha, no solamente de nuestras ge­neraciones sino lucha antiimperialista, anticolonialista desde la época colonial, la época de la república y en los últimos tiempos con­tra un modelo económico de saqueo.

 

Y por eso voy a pedir paciencia a las her­manas y hermanos, tal vez vamos a extender­nos en nuestra intervención para reflexionar lo que pasó con los distintos imperios con esa mentalidad de dominar en el mundo.

 

También aprovecho esta oportunidad, en una reunión con el Mando Militar decidimos que esta Escuela Militar Antiimperialista debe llevar el nombre del General, Juan José Torres Gonzáles. Una escuela antiimperialis­ta de los pueblos de Abya Yala, recordarán ustedes, antes en la invasión europea nues­tro continente ahora llamado América tenía su propio nombre, Abya Yala, el nombre ori­ginario de nuestro continente.

 

Pero una breve biografía del General Juan José Torres, nació en una cuna humilde en el municipio de Sacaba, provincia Chapare del departamento de Cochabamba, hijo de un excombatiente de la Guerra del Chaco, cre­ció vendiendo dulces en la plaza “14 de Sep­tiembre” de Cochabamba. El hermano Gene­ral, que en paz descanse, acribillado por el Plan Cóndor participó en la nacionalización de la empresa petrolera norteamericana Gulf Oil Company el año 1969 como Coman­dante en Jefe de las FFAA por entonces de la república de Bolivia.

 

Redactó el programa de gobierno “El Man­dato Revolucionario de las FFAA”, en ese do­cumento se encuentra una mirada naciona­lista y antiimperialista. En el célebre discurso ante la Junta Interamericana de Defensa en 1969 sostuvo que las FFAA deben dejar de ser una guardia pretoriana defensora de intereses foráneos y deben convertirse en combatientes activos para la liberación de sus países, que no solamente se refirió a las FFAA de Bolivia sino de toda América Latina.

 

Nacionalizó la mina Matilde en el año de 1971 de las manos de empresas norteame­ricanas. Revirtió las colas y desmontes de la COMIBOL que antes también estaban en ma­nos de privados y puso en funcionamiento el primer proyecto estatal de industrialización de minerales en Vinto, departamento de Oruro.

 

INSTAURACIÓN DE LAS ASAMBLEAS POPULARES

 

Estableció la Asamblea Popular y con valentía expulsó a Cuerpos de Paz que estaban llevando a cabo una campaña de esteriliza­ción en el altiplano para evitar según ellos que haya más pobres, pero también para evi­tar más rebeldes revolucionarios que venían de los centros mineros.

 

Además de eso cerró la base militar Guantanamito, según información había una base militar Guantanamito en la ciudad de El Alto, era un centro de la CIA, responsable de espiar a dirigentes de izquierda y a dirigen­tes de los movimientos sociales.

 

En junio de 1976 fue asesinado en Buenos Aires como parte de las operaciones del Plan Cóndor, actualmente es recordado con enorme cariño como el General del pueblo.

 

Nuestro respeto y nuestro saludo al General Juan José Torres, recordar, mencionar los dichos y hechos del General siempre se­rán importantes para nuevas generaciones no solamente en las FFAA sino para todo el pueblo boliviano.

 

HISTÓRICAMENTE LOS IMPERIOS CONTROLAN LOS TERRITORIOS

 

Recordar hermanas y hermanos cómo era antes, hoy día nos sentimos contentos en la inauguración de esta Escuela Antiimperialista con el objetivo de contribuir a vivir en un mundo mejor, más justo, equitativo, más democrático y sin violencia. Sentimos que la creación de esta Escuela es un compromiso político y ético con el país, con la región y con el mundo, porque no sólo es justo sino mo­ralmente necesario vivir en condiciones de igualdad, de dignidad, hermandad y en complementariedad.

 

La existencia de los imperios destruye la convivencia humana y la Madre Tierra, nos someten a sus intereses mezquinos y nos convierten en piezas funcionales para que ejerzan un poder económico, político y militar ilimitado.

 

Históricamente los imperios se han desarrollado para controlar grandes territorios, someter a pueblos, regiones, continentes para controlar rutas marítimas, penetrar mercados, imponer sus productos, abaratar costos de producción y controlar fuentes estratégicas de materias primas como el petróleo, el gas, los mine­rales, el agua, etc, etc.

 

La humanidad ha soportado la existencia de varios imperios en los últimos siglos, hemos vivido repartos imperiales en los cinco continentes.

 

El primero, Tratado de Tordesillas, 1494 que se repartieron las tierras de África y Abya Yala; segundo, la Conferencia de Berlín que ori­ginó, el reparto del Medio Oriente entre In­glaterra y Francia, cuarto, el reparto global entre EEUU y Europa y la URSS mediante la OTAN y el Pacto de Varsovia en 1949. Quin­to, control global alianza entre EEUU y la OTAN, imperio basado en el poderío militar tecnológico científico financiero.

 

Si bien el fenómeno imperial no es nuevo, lo nuevo es el tamaño, el poder y la expansión territorial que ha alcanzado el nuevo imperio norteamericano en relación a los otros im­perios del pasado.

 

RESISTENCIA INDÍGENA EN BOLIVIA

 

Resistencia indígena frente al colonialismo y al Imperialismo, es bueno recordar nuestra historia y en particular la lucha del movimien­to indígena antes, durante y después de Túpac Katari y Bartolina Sisa, en 1780 a 1781. Estas fueron luchas de resistencia anticolo­nial, por lo tanto luchas antiimperialistas, la resistencia indígena fue común a lo largo y ancho de nuestro continente.

 

Estas luchas contra el despojo, la explota­ción y la extirpación de idolatrías, genocidio o desaparición de los pueblos enteros, des­cuartizamientos individuales y colectivos, la horca, la picota en la plaza pública y en cami­nos, mutilación de brazos o piernas e inclusi­ve se echaba a los Indígenas a las jaulas de perros hambrientos.

 

Nuestros antepasados pelearon incansa­blemente contra el dominio extranjero, hoy día la respuesta de los poderes dominantes no ha variado mucho puesto que continúa el escarmiento, secuestro de avión presidencial en pleno vuelo, golpes de estado, satanización de gobiernos progresistas, uso de la mentira, guerra del descrédito, ataques austeros con­tra prestigiosos presidentes, vicepresiden­tes, ministros, dirigentes de los movimientos sociales en América Latina y en el mundo.

 

En el pasado usaron a una hermana malinche, México, mujer traidora como facilita­dora de la invasión española y a los felipillos como delatores de sus hermanos indígenas, hoy ocurre lo mismo, hay quienes facilitan la injerencia imperial y quienes operan como soplones del imperio.

 

Incluso nuestros pueblos crearon el Taki Unquy como una manera de alimentar el es­píritu de resistencia y lucha mediante la mú­sica y la danza que a su vez generaba heroís­mo y coraje, valentía, rebeldía para enfrentar a los invasores.

 

De la resistencia indígena se pasó a la gue­rra de independencia con el sueño de construir no solo repúbli­cas, en el proceso hubo otros muchos forja­dores, de la unidad regional.

 

Las gue­rrillas loca­lizadas de norte a sur fueron cre­ciendo. A orillas del lago Titica­ca un sacer­dote, Ildefonso de las Muñecas, promocionó y en­cabezó la primera republiqueta impidien­do la conexión entre el Bajo y el Alto Perú, su acción fue decisiva, ocupaba todo Ayata y Larecaja.

 

Vicente Camargo encabezó la republiqueta de los Cintis que se extendía hasta Cotagaita.

 

Otra gran republiqueta era Laguna a car­go de los esposos Padilla, cubriendo territo­rio hasta Santa Cruz y manteniendo abierta la ruta hasta la Argentina.

 

Ignacio Warnes cubría toda la extensión oriental con su centro en Santa Cruz, Álvarez de Arenales, los Mizques, Valle Grande, republiquetas en Ayopaya cubría hasta el te­rritorio occidental.

 

Con José Miguel Lanza y el Tambor Var­gas en el sur, Uriondo y el Moto Méndez, mu­chos de los guerrilleros y miles de indígenas sucumbieron al combate y únicamente vie­ron la proclamación de la independencia de Bolivia José Miguel Lanza, Juana Azurduy de Padilla, Álvarez de Arenales y algún indígena que luchó en las republiquetas fue convoca­do a la creación de la República.

 

El Ejército nación en esta lucha incesan­te contra la colonia, 1810, y decir a las nue­vas generaciones, Bolivia se ha fundado en 1825, 15 años antes ya teníamos el Ejér­cito con tres armas, Infantería, Ar­tillería y Caballería, al mando de Bolívar y Sucre, inspirados en ese legado en el que los pueblos indígenas sopor­taron la agresión de las oligarquías vecinas que pretendieron dis­tribuirse nuestro te­rritorio.

 

Bolivia tuvo que soportar desde un comienzo ya no solo el peso colonial de Es­paña sino también la ofensiva indirecta del imperio británico, de igual modo ocurrieron con Argenti­na y la ocupación de las Islas Mal­vinas.

 

No hay que olvidar que detrás de la invasión de nuestro Litoral por la oligarquía chilena es­taba el imperio británico, estos se beneficiaron con la aprobación de las guaneras y salitreras de Antofagasta, Tocopilla y Mejillones.

 

Bolivia desde el principio del siglo XX ha sido víctima de la voracidad capitalista e im­perial de los EEUU, primero a través de con­tratos de préstamos reunidos con la banca privada de los EEUU, luego con la incursión de capitales con altísimas tasas de interés en la construcción de ferrocarriles, comer­cio e industria, luego con la penetración de capitales en minería y el petróleo.

 

La Guerra del Chaco, 1932 a 1935, fue desencadenada por la competencia capita­lista entre grandes compañías del petróleo de EEUU e Inglaterra, ambos disputaban te­rritorio sudamericano después de la crisis capitalista de 1929.

 

NACIMIENTO DE MILITARES SOCIALISTAS

 

La Guerra del Chaco forjó una generación de militares nacionalistas y socialistas, que tuvieron que pagar un precio altísimo por la valiente decisión de revertir el 10D% de re­galías mineras, imponer la primera naciona­lización del petróleo, impulsar la apertura de los derechos laborales además de eliminar el pongueaje, fueron Germán Busch, coronel Toro y Gualberto Villarroel quienes tuvieron que enfrentarse a la rosca minero feudal tri­butaria del capital extranjero.

 

Y nunca podemos olvidar lo que dijeron nuestros expresidentes militares. Busch seña­ló categóricamente que no había llegado a la presidencia para servir a los capitalistas, Gual­berto Villarroel dijo que no era enemigo de los ricos pero era más amigo de los pobres, y los presidentes saben en qué situación han sido muertos igual que el General Juan José Torres.

 

EEUU intensificó su injerencia desde la dé­cada de los 40, mediante programas y pro­yectos técnicos dirigidos a controlar al gobier­no, luego vino acción cívica USAD, poderosos brazos de intervención política que operaban durante más de cinco décadas. La interven­ción de EEUU durante la revolución nacional el 52 y 64 fue abiertamente favorable, a Paz Estenssoro como un aliado imperial a quien se entregó armas y dinero para controlar al sec­tor minero estatal e inducirlos a la privatiza­ción, la CIA intervino para deponer a Ovando y hacerlo presidente a Barrientos, con apoyo de la CIA se derrotó la guerrilla del Che y se lo asesinó por decisión norteamericana.

 

El golpe de Estado de Banzer contra To­rres y los posteriores gobiernos militares contaron con la injerencia imperial.

 

Una segunda nacionalización del petróleo contra el Gulf Oil Company también se pro­dujo de la mano de militares patriotas como Ovando y el General Torres en su calidad de Comandante en Jefe de las FFAA.

 

La tercera nacionalización contó con la participación activa y decisiva de las FFAA el año 2006, mi saludo y mi respeto a los exco­mandantes y todas las FFAA por su partici­pación en la tercera nacionalización de nues­tros hidrocarburos.

 

(APLAUSOS)

 

Militares con una profunda conciencia anticapitalista y antiimperialista pero fun­damentalmente nacionalista construyeron el camino de la emancipación en la libera­ción nacional impulsando a su vez la indus­trialización de la minería, los bolivianos como el resto de nuestros hermanos de la Patria Grande el siglo XX han enfrentado la codicia y la voracidad del imperio nor­teamericano y han tenido que enfrentarse con igual o semejante tenacidad que noso­tros a un poder descomunal.

 

La base política del imperialismo se ex­presa en la naturaleza de su poder acu­mulativo expansivo, militarista que opera mediante alianzas, exclusiones, destruc­ción de resistencias, no admiten contrape­sos, autonomías nacionales ni regionales, la supremacía de su poder sobre el mun­do es su objetivo final, no tiene reglas fina­les, principios plurales ni compromisos, se sienten superiores y por lo tanto son ellos mismos la regla imperativa.

 

Si el imperialismo no admite naciones libres independientes y soberanas enton­ces tampoco admite la existencia de las FFAA que defiendan la patria, su sobera­nía, su independencia, por el contrario las FFAA con una doctrina nacional e integra­da a su pueblo se constituye en una verda­dera amenaza.

 

El imperialismo se sustenta en una eco­nomía de guerra y muerte, sin guerra el im­perio y el capitalismo en general estarán condenados a la agonía, no hay gobierno nor­teamericano que no haya declarado la gue­rra a algún país a lo largo de toda su historia, independientemente de quien gobierne la Casa Blanca, los presidentes y el Congreso norteamericano dependen de esos financie­ros políticos que por lo tanto están someti­dos al poderío del complejo militar industrial financiero que es el verdadero poder político que sustenta al imperio.

 

PODER ENÉRGETICO ES PODER POLÍTICO

 

Las políticas de guerra del imperio apun­tan ahora al control de la energía, del agua, de las materias primas estratégicas y el con­trol tecnológico científico, por eso se dice que la guerra es la continuación del dominio energético por otros medios, quien tiene el poder energético tiene el poder político.

 

La crisis del capitalismo se muestra en la cantidad de guerras que el imperio lleva en el mundo, entre tanto en el Medio Oriente, África, Asia occidental, Europa del Este. La doctrina de seguridad imperial es la antíte­sis de la nación y de los pueblos, es incompa­rable la coexistencia entre pueblos e impe­rio, el imperio se sostiene sobre la base del sometimiento de nuestros pueblos y la explo­tación y saqueo de sus recursos naturales y los pueblos se sostienen sobre la soberanía de sus recursos naturales.

 

El imperio además de su pretensión de dominar el mundo saqueando pueblos tiene como objetivo eliminar toda posibilidad de autodeterminación y soberanía nacional. Por ello decimos que mientras exista el impe­rio será difícil la construcción soberana de nuestras naciones o estados.

 

Para el imperio no hay fronteras que limi­ten su poder ni nación que contrapese su dominio, nuestros países sólo sirven como un medio para cumplir con fines políticos o económicos que se ha propuesto este poder extra territorializado, el poder imperial exige naciones y pueblos subordinados, sometidos y colonizados.

 

El imperialismo es la síntesis de un po­der extraterritorial basado en el poder fi­nanciero, económico, político, tecnológico, cultural y militar.

 

Su sistema financiero, el imperialismo norteamericano se sustenta no sólo en la imposición del modelo económico neolibe­ral de libre mercado impulsado por el FMI, BM y otros organismos internacionales, sino también en programas de privatización de los recursos naturales, fundamentalmente el energético, petrolero, minero, agroindustrial. Usa sus créditos como mecanismos fi­nancieros de chantaje para la liberación de los mercados o para la privatización de los recursos naturales y servicios básicos.

 

Últimamente hemos visto el triste papel de Fondos Buitre contra pueblos hermanos como la hermana república de Argentina, este sistema financiero opera mediante pa­raísos fiscales como en Panamá, Islas Cai­mán y otros. Esconce la plata que se roba a los pueblos pero contradictoriamente exi­gen transparencia a los gobiernos, es la do­ble moral del imperio financiero.

 

Sistema político. El neoliberalismo como derivación del modelo imperial ha tratado inútilmente de imponer el modelo político basado a la democracia formal que elimina toda participación de nuestras organizacio­nes sociales. El imperio exige democracias dóciles subalternas y obedientes para im­poner sus objetivos económicos en las de­mocracias neoliberales, gobiernos con go­biernos de los empresarios, los banqueros, los poderosos, los dueños de los medios de comunicación, no gobiernan pueblos un sis­tema capitalista. Detestan a las democra­cias reales y participativas y las que decide el pueblo, en ese sentido el imperio exhibe su racismo cultural porque no cree en la sobe­ranía popular.

 

ESTILOS DE VIDA CAPITALISTA QUE IMPULSA EL CONSUMO

 

Sistema cultural. Los medios de comuni­cación y los sistemas de comunicación bajo control imperial constituyen una poderosa arma para el sometimiento a las sociedades a escala global, mediante los medios de co­municación no solo se desinforma sino tam­bién se construyen modelos de vida ideales como el norteamericano. Este estilo de vida capitalista está basado en el lujo y consumismo exagerado que impulsa la destrucción de la Madre Tierra, en la competencia salvaje entre los seres humanos, y convierten a la so­ciedad en un campo de batalla pero también este estilo de vida se alimenta del individualis­mo para el cual todo vale menos la vida y don­de la vida misma se convierte en mercancía.

 

Los medios de comunicación social se han convertido en una poderosa arma diri­gida a la desinformación, a la ideologización imperial y a la desmovilización de la socie­dad, desde los medios se gobierna y se go­bierna con los medios de comunicación.

 

Otra de las armas más poderosas del im­perio es la tecnología y el desarrollo cientí­fico basado en el conocimiento, pero es un conocimiento al servicio de la dictadura del capital y no de la vida humana ni en favor de la Madre Tierra, tecnología al servicio del ca­pitalismo financiero que multiplica la concen­tración del poder y que sirve para perpetuar el dominio sobre los otros, conocimiento que sirve para crear brechas sociales, científi­cas, para dominar, domesticar y chantajear. Forman parte del desarrollo tecnológico los medios, sistemas de comunicación y el es­pionaje global a través de las redes sociales.

 

SISTEMAS DE ESPIONAJE

 

Los correos electrónicos son esos siste­mas de espionaje que violan los derechos hu­manos de millones de personas a las que se somete a una vigilancia global y permanente denunciada por Wikileaks.

 

Sistema militar. El imperio norteamerica­no hoy más que nunca se sostiene sobre el complejo militar industrial adicto a la guerra, el presupuesto de los EEUU representa más de la mitad de los presupuestos militares del mundo entero, sólo con la mitad del pre­supuesto militar de los EEUU se resolvería el problema del hambre, de los servicios bási­cos, de las enfermedades en algunos continentes como África.

 

Las políticas de seguridad de los EEUU son políticas que se sustentan en el mie­do y la disuasión del poder militar nu­clear.

 

El imperialismo militar se extiende a lo largo del mundo sobre sus bases militares, sobre sus comandos regionales y sobre su arsenal atómico, pero fundamentalmente sobre la alianza con la OTAN.

 

La creación de doctrinas de seguridad como mecanismos de legitimación para la intervención imperial en América Lati­na. Después de la Segunda Guerra Mun­dial el imperio norteamericano impuso una estructura de seguridad hemisférica con la que controló gobiernos y dominó fuer­zas armadas en América Latina y el Cari­be, la creación de la Junta Interamericana de Defensa, Colegio Interamericano de De­fensa, cuarta Flota Naval, ejercicios combi­nados, asistencia militar, ayuda militar, Co­mando Sur, ejercicios conjuntos de fuerzas especiales, acción cívica y operaciones hu­manitarias constituyen brazos operativos del poderío militar en la región y son instru­mentos de dominación.

 

ESCUELA DE LAS AMÉRICAS

 

EEUU creó la Escuela de las Américas en el Canal de Panamá precisamente para el adoc­trinamiento pro imperial de las FFAA despo­jándolas de los espíritus nacionalistas, desde los institutos militares imperiales se educó a las FFAA de América Latina para estar alinea­das a sus políticas y estrategias de expansión geopolítica, legitimar su dominio ideológico y domesticar políticamente a nuestros pueblos enfrentándolos con los militares, hicieron a las FFAA enemigos de los pueblos.

 

No podemos olvidar hermanas y herma­nos que la doctrina de seguridad nacional de los EEUU nació después de la Segunda Gue­rra Mundial, 1945, y alimentó la Guerra Fría, 1945 al 1990, que dieron lugar a golpes de Estado, intervenciones armadas, invasiones contra nuestros pueblos.

 

¿Durante los golpes de Estado qué decía el gobierno norteamericano? Que la demo­cracia es enemigo del sistema capitalista, al amparo de la doctrina de seguridad nacional y la lucha contra el comunismo se instalaron gobiernos autoritarios y antidemocráticos apoyados por los EEUU desde 1954, fue el primer golpe de Estado contra Arbernz en Guatemala, hasta el último golpe de Estado en América Latina contra Dilma Rousseff tie­ne su explicación en la geopolítica imperial.

 

Antes eran golpes, golpe militar, ahora son golpe congresal y golpe judicial contra presidentes o presidentas antiimperialistas y anticapitalistas.

 

PLAN CÓNDOR

 

En la década del 70 en América del Sur el Plan Cóndor fue un producto de esta doc­trina, los golpes de Estado en Bolivia, Chile, Argentina, Perú, Uruguay se enmarcan en este plan. Durante la década de los 80 las in­tervenciones de las guerras civiles en El Sal­vador, Guatemala, Nicaragua, las invasiones a Granada, Panamá fueron las últimas inter­venciones en el marco de la doctrina de se­guridad nacional.

 

Al terminar la Guerra Fría y las dictadu­ras militares el imperio se inventó una nue­va amenaza global del narcotráfico, con esta doctrina intervino países, regiones y conti­nentes, hasta hoy dicha estrategia ha fraca­sado como fracasó el Plan Cóndor, en rea­lidad la lucha contra el narcotráfico no es más que el pretexto para el dominio geopolítico del imperio, esta política ha servido para chantajear a gobiernos e imponer una agen­da económica y política militar pero también llamado de seguridad pública y cultural.

 

Ante el fracaso de la guerra contra el nar­cotráfico como pretexto para el dominio del mundo EEUU impuso la doctrina contra el te­rrorismo, 2001, con esta doctrina del mie­do hoy día el imperio está logrando controlar las más importantes fuentes de energía y el petróleo y gas del mundo mediante invasio­nes bajo argumentos basados en la mentira.

 

ENEMIGO DEL IMPERIO LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

 

Hermanos dirigentes, yo escuché última­mente en EEUU que el enemigo del imperio son los movimientos sociales y no recono­cen como organizaciones que representan a la sociedad civil, la lucha contra el terro­rismo ha abierto las puertas a una esca­la de violencia global impredecible que hoy tiene en ISIS, Estado Islámico la mejor de­mostración, la guerra contra el terroris­mo nació muerta porque fue alimentada de mentiras como es el caso de Saddam Husein, Gadafi y otros líderes musulmanes, los EEUU ahora plantean el ciberterrorismo, mientras nuestros pueblos claman por un mundo sin guerras el imperio siembra gue­rras por todo el mundo.

 

La estrategia norteamericana respecto a Bolivia. Para gobernar nuestros pueblos ha sido necesario crear mitos, generar miedo, estigmatizar gobiernos e intimidar, es decir, legitimar la intervención imperial a partir de la lógica de tutelaje, superiori­dad, la responsabilidad internacional fren­te a los pueblos presuntamente débiles, carentes de institucionalidad o en riesgo de colapso.

 

NOS CALIFICARON DE NARCOESTADO

 

Mitos y estigmas creados por el imperio para justificar su intervención. Decían her­manos abolir a Bolivia, la división de Bolivia, la zona ingobernable, el Estado fallido, el narco estado terrorista, el populismo radical.

 

Para refrescar rápidamente la memo­ria del pasado inmediato, la opinión de un funcionario de la Embajada Americana en 1959, un funcionario de la Embajada Ame­ricana en La Paz resumiendo los resul­tados hasta ahora obtenidos dijo con un gesto “No tenemos ni maldita la cosa para señalar como saldo positivo, estamos mal­gastando el dinero, la única solución a los problemas de Bolivia es abolir a Bolivia y que sus vecinos se dividan el país y sus problemas”, yo me pregunto por qué no po­demos ser antiimperialistas si EEUU plan­teó acabar con Bolivia.

 

Artículo de la revista de 1959, textual, “En­terar a la población boliviana de la aparición de este artículo y de la opinión del funciona­miento norteamericano de abolir a Bolivia”. El propio 2 de marzo de 1959 en la ciudad de La Paz y Oruro tuvieron lugar violentas protestas antiamericanas, antiimperialistas, los manifestantes apedrearon la Embajada de EEUU y otros intereses de ese país, las protestas cobraron dos vidas, entre ellas la de un joven estudiante del colegio así como varios heridos.

 

PRETENDIERON DIVIDIR BOLIVIA

 

Otro mensaje que viene del imperio nor­teamericano, la libanización de Bolivia, la idea de dividir a Bolivia, la repartición de su terri­torio entre los países vecinos volvió a apa­recer el 2004 de la mano de un exministro argentino de Defensa, José Panduro, quien compró la idea de los EEUU.

 

Panduro comparó la situación de Bolivia con la del Líbano durante su guerra civil de 1975 al 90, un país dividido con múltiples facciones, Panduro aseguró que Bolivia se dividirá en tres partes y que la Argentina to­mará la parte más rica, Tarija, que es la zona gasífera y petrolera.

 

Intervención de zonas ingobernables como Bolivia. Donald Rumsfeld, secretario de De­fensa de EEUU 2002, en noviembre de 2002 en la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas realizado en Santiago – Chi­le, Donald Rumsfeld habló de la necesidad de intervenir en lo que llamaba zonas ingoberna­bles. En este hemisferio los narcotraficantes o narcoterroristas, los que se apoderaban de rehenes y los contrabandistas de armas operaban en zonas no gobernadas, usándo­las como bases desde las cuales desestabili­zaban los gobiernos democráticos, todos nos beneficiamos al ayudar a los países demócra­tas en este hemisferio a ejercer soberanía efectiva en sus territorios.

 

¿Textualmente qué decían? Todos nos be­neficiamos al ayudar a los países demócra­tas’, era una rara invitación a la injerencia en los asuntos internos de los países latinoame­ricanos pero más aún Rumsfeld exigió que los países de América Latina debían crear una fuerza militar multinacional para interve­nir en las zonas ingobernables, haciendo una clara alusión que si esto no sucedía los EEUU intervendrían de manera unilateral.

 

Una de las zonas no gobernadas suscep­tibles a ser intervenida era Bolivia, a los ojos de los norteamericanos la amenaza princi­pal al gobierno de entonces, el de Sánchez de Lozada, era el narcoterrorismo, repre­sentado por el movimiento cocalero, cocalero y sus dirigentes.

 

Bolivia Estado fallido. En junio de 2004 Mark Falcoff, analista del American Enter­prise Institute, publico un artículo titulado “Son estos los últimos días de Bolivia”, es­cúchenme hermanos, ¿son estos los últi­mos días de Bolivia?

 

En este artículo Falcoff pronosticaba que Bolivia se desintegraba pronto y que se separaba a lo largo de sus probable­mente irreconciliables diferencias raciales y geográficas, en dos países, cada uno defi­nido por su principal producto de exporta­ción de áreas montañosas, la exportación de coca y las tierras bajas, productos de gas natural, esta última dirigida por el de­partamento de Santa Cruz.

 

INTENTOS SEPARATISTAS

 

Hermanas y hermanos el intento de sepa­ratismo de 2008 no es iniciativa de algunos bolivianos, sino viene como instrucción des­de el 2004 del gobierno de EEUU.

 

Las teorías de Falcoff tuvieron eco en la derecha latinoamericana más recalcitrante, el politòlogo chileno, Andrés Benavente Urbina, escribió el 2007 un artículo titulado “Boli­via, un Estado fallido”, en el que decía acerca del proceso de cambio que vivía Bolivia, “Bo­livia está inmersa en un escenario de ingobernabilidad, sin instituciones que generen consenso, el país avanza desde la ingobernabilidad hacia un ambiente de inestabilidad institucional y esa es la antesala de una si­tuación del Estado fallido”.

 

Falcoff y su teoría del Estado fallido tam­bién tuvo imitaciones bolivianas, el politólogo Eduardo Gamarra, que en 2008 dijo “En mu­chos aspectos Bolivia es un Estado fallido, nos estamos convirtiendo en una conexión de ciudades Estado”, peor aún, el periodista y sacerdote jesuíta José Gramónt de Mora­gas, que escribió el 2010 una nota titulada “El Estado fallido”, decía lo siguiente “El proce­so de cambio, lo inviable es el Estado Plurinacional socialista comunitario que por suerte no está fallido a perpetuidad sino en condi­ción de reversible”, podemos entender ese mensaje pero lo peor es sean latinoamerica­nos repiten el mensaje de la gente de EEUU.

 

CALIFICADOS COMO NARCOESTADO

 

El narcoestado terrorista. La teoría de Bolivia como un narcoestado el cual debía in­cluso ser atacado militarmente es de vieja data. En 1995 durante unas audiencias ofi­ciales el Congreso de EEUU, el congresista Dan Burton, opinó que EEUU debería colo­car porta aviones frente a las costas de Bo­livia para bombardear y reducir a los cultivos de coca. Imagínense la ignorancia, la arro­gancia de Burton, ni siquiera le permitió en­tender que Bolivia, que a Bolivia se le había mutilado las costas del Pacífico mediante una intervención de Chile.

 

La idea de Bolivia como Estado narco se complementó con el denominativo “terro­rista”, fue el embajador norteamericano, Manuel Rocha, quien 2002 quiso vincular­me con el terrorismo de Osama Bin Laden, recordarán ustedes, dijo “No voten por Evo Morales, porque Evo Morales es el Bin Laden andino y los cocaleros los talibanes”.

 

Entre los año 2010 a 2012 hizo una apa­rición el norteamericano Douglas Farah, au­tor de un texto llamado “Rumbo al abismo”, ataca al proceso de cambio que vive Bolivia. Además en su libro Farah comenzó a hacer declaraciones en distintos medios de la de-recha norteamericana y la derecha y latinoa­mericana por encargo de la CIA, calificando a Bolivia como narcoestado, algunas de las re­creaciones de Farah fue esta “Bolivia es un Estado criminal, el futuro de Bolivia con Evo es negro, el Estado boliviano está corrien­do un serio riesgo de criminalizarse”, ahora podemos escuchar informes de las Nacio­nes Unidas, podemos escuchar y entender informe de la Unión Europea sobre la lucha contra el narcotráfico, sin base militar nor­teamericana, sin la DEA de EEUU, sin la parti­cipación responsable bajo la corresponsabi­lidad compartida en la lucha del narcotráfico estamos mejor gracias a la Policía Nacional, gracias a las FFAA, que tan importante había sido liberarnos también en la lucha contra el narcotráfico.

 

Hermanas y hermanos lo interesante es que Farah está muy vinculado al Instituto Interamericano para la Democracia, que este instituto conspira a los presidentes antiim­perialistas de toda América Latina y tienen como aliados los delincuentes que se esca­paron de Bolivia hacia EEUU. Por eso Farah no duda en llamar abiertamente a derrocar al Gobierno de Bolivia, “Lo que tiene que pa­sar es una reacción, una especie de contra revolución guiada por fuerzas que todavía no se conocen”.

 

BOLIVIA PRÓXIMO AFGANISTAN

 

El año 2013 Mary Anastasia O’Grady, editorialista de Wall Street Journal, un medio que se presume serio publicó un artículo ti­tulado “¿Será Bolivia el próximo Afganistán?”, estas son una de las cosas que la señora dijo, ‘El Presidente boliviano, Evo Morales, que también preside la Confederación de Productores de Coca y el Vicepresidente, Álvaro García Linera, exmilitante del Ejército Guerrillero Túpac Katari empezaron a cons­truir un narcoestado represivo cuando llega­ron al poder el 2006. Con la oposición aco­rralada Morales ha convertido a Bolivia en un centro internacional de crimen organiza­do, en un refugio para los terroristas’.

 

Lindo sería comentarles los delincuentes, terroristas ¿dónde se escapan?

 

Se escapan a EEUU.

 

Las excelentes relaciones de Bolivia ha establecido con Irán han servido también de pretexto para acusar a Bolivia de ser un Estado que apoya y protege el terrorismo, ¿quién se ha empeñado en explotar esta lí­nea de acusaciones? Es el llamado especia­lista en temas de seguridad global, Joseph Humire, y que dice más cosas todavía.

 

SOMOS PAÍSES SOBERANOS

 

Pero compañeras y compañeros comen­tarles aprovechando la presencia de nues­tros ministros, los primeros años de nues­tra presidencia llega el embajador de EEUU y me piden no tener relaciones diplomáticas con Cuba, Venezuela ni con Irán, viene un gru­po de congresistas norteamericanos e igual­mente como una instrucción, “Usted no pue­de tener relaciones diplomáticas con tres países”, claro, nuestra respuesta era somos países soberanos, si quisiéramos vamos a tener relaciones diplomáticas con todo el mundo sin excluir a nadie, pero ahora nos damos cuenta hermanas y hermanos, EEUU tiene relaciones diplomáticas con Irán y con Cuba, sólo falta con Venezuela, ojalá pronto puedan restablecer las relaciones diplomáti­cas con Venezuela.

 

¿Qué se entiende? Nosotros no hicimos caso a las instrucciones de la embajada de EEUU ni del Congreso norteamericano, como nos hemos opuesto a su instrucción pero ellos, yo diría, nos hacen caso y por eso tienen relaciones diplomáticas con Cuba y con Irán, todo lo contrario.

 

Hermanas y hermanos en estos otros mensajes, “En Bolivia y Perú tienen vincula­ción con grupos indígenas que ni siquiera nosotros sabemos quiénes son, grupos ay­maras, chiquitanos, quechuas, sin embargo Irán conoce a esa gente, sabe cómo operan porque para ellos la parte cultural es muy importante” Me dicen que son más en torno a 500, hasta 1.000 iraníes operando en Bolivia, que sepamos compañeros sólo tenemos embajador y algunos funcionarios.

 

Los movimientos populares o el populis­mo radical el año 2004 en una comparecen­cia ante el Congreso de su país el General James Hill, entonces Jefe del Comando Sur norteame­ricano, mencionó el surgimiento de una nue­va amenaza a la democracia y a los intere­ses de EEUU en América Latina, el populismo radical. A la lucha de los movimientos socia­les ahora le dominan populismo radical pero es el movimiento popular que comparte con gobiernos y estados. Populismo radical en que el proceso democrático es socavado para disminuir más que proteger los dere­chos individuales.

 

Algunos líderes de la región están sacan­do provecho de las frustraciones profundas derivadas del fracaso de las reformas demo­cráticas en hacer llegar los bienes y los ser­vicios anticipados, por supuesto no faltó el discurso sobre la inviabilidad económica so­cial de Bolivia, alimentada por la actitud ser­vil de la derecha implícitamente llamaba al imperio a socorrer a esta pobre nación.

 

¿Y qué les decían? Que Bolivia era mori­bunda, para Bolivia era exportar o morir, EEUU y los partidos políticos, unos decían Dios salve a Bolivia el 2003, algunos decían sólo falta bendición del FMI al programa o plan de gobierno de entonces.

 

EXPORTAR GAS A EEUU O MORIR

 

Defensa del modelo neoliberal y colonial. La Bolivia moribunda a partir del 29 de agos­to de 1985 en tiempos de promulgación del Decreto Supremo 21060 se sentó a las ba­ses para la instalación del neoliberalismo en Bolivia, el presidente Víctor Paz Estenssoro promulga una frase y decía ‘Bolivia se nos muere’. Para que no muera Bolivia tenían que privatizar todo, entregar los recursos naturales a las transnacionales.

 

Esta imagen de Bolivia moribunda en los hechos sirvió para destruir el aparato pro­ductivo y enajenar los recursos naturales del país. Otros decían “Exportar o morir” lema del neoliberalismo, entre 1985 al 2005 los sucesivos gobiernos neoliberales justifica­ron el desmantelamiento del aparato pro­ductivo del país transmitiendo la idea de que el país debía ser un simple productor de ma­terias primas y que su vocación esencial era la exportación de las mismas, exportar o mo­rir fue la consigna que usó Gonzalo Sánchez de Lozada.

 

EEUU y los partidos políticos en el neolibe­ralismo. La injerencia de EEUU en el sistema político boliviano era vergonzosa, tuvo dos manifestaciones claves, EEUU impuso el veto diplomático a los aparatos políticos y a los miembros no deseables de los gobiernos y se aplicó la política de visados, parece que Chile repite las políticas de EEUU en esos tiempos.

 

Humillaciones graves a los presidentes que eran sus aliados, escúchenme bien, los políti­cos bolivianos eran sometidos a humillacio­nes, la embajadora Donna Hrinak, organizó dos fiestas en la Embajada Norteamericana, es la que obligó a los políticos bolivianos asistir ves­tidos de cowboy y de beisbolistas, la misma embajadora llamó a humillar al propio presi­dente boliviano cuando dijo que Hugo Banzer y los políticos bolivianos no tenían cojones para luchar contra el narcotráfico, cuando la lucha contra el narcotráfico estaba en manos de los EEUU, no del gobierno boliviano.

 

DIOS SALVE A BOLIVIA

 

Amenazas, son recordadas las amenazas del embajador norteamericano, Manuel Ro­cha, en las elecciones del 2002 como hace un momento decía, “Si votan por Evo Morales no va haber ayuda, no va haber cooperación, no va haber inversión, Evo Morales es el Bin Laden Andino y los cocaleros los talibanes”.

 

“Dios salve Bolivia”, recordarán el 2003, sobre impuestazo, febrero de 2003 a tiem­po de realizar su propuesta de un impuesto mejor conocido como Impuestazo y que dio lugar a las jornadas violentas del 12 y 13 de febrero en La Paz, Gonzalo Sánchez de Lo­zada pronunciaba una frase, “Dios salve a Bolivia”, esta frase es representativa de lo que pensaban las élites bolivianas, en su mi­rada Bolivia sólo podía tener salvación y fu­turo dentro del neoliberalismo, cuando otro camino era inconcebible para la mentalidad colonialista detrás de las élites.

 

Hermanas y hermanos ahora totalmen­te diferente, qué errores cometían los po­líticos de antes.

 

La defensa del modelo neoliberal y colo­nial. La defensa era un trance de los proce­sos de privatización y capitalización de las empresas y recursos naturales, sería tiem­po hermanas y hermanos revisar, hermanas ministras, ministros, revisar cómo algunos medios de comunicación seguramente pa­gados defendían como una solución a ese modelo neoliberal, mal llamado capitaliza­ción cuando era descapitalización mediante las privatizaciones.

 

INJERENCIA IMPERIAL

 

Un político llegó a decir “Si estaba en mis manos habría vendido YPFB y COMIBOL”, está en el periódico La Razón del 3 de junio de 1993, Doria Medina, también señaló que está demostrado que las empresas públicas no solamente perjudican a los estados sino a los propios ciudadanos, La Razón 19 de agosto del 92, la injerencia imperial durante el neoliberalismo llegó a tal extremo que se institucionalizó el dominio de los EEUU en la estructura burocrática del gobierno.

 

Para recordar a las nuevas generaciones, oficinas de las CIA en Palacio de Gobierno, des­pués de 3 o cuatro meses de Gobierno recién nos dimos cuenta con el hermano ministro de la Presidencia que estaba en Palacio la CIA

 

ANTES VALÍA MÁS EL AVAL DE EEUU

 

Oficina de Asuntos Especiales en la Can­cillería, oficinas de enlace del Comando Sur del Comando en Jefe de las FFAA estaba en Miraflores, oficina del FMI estaba en el Ban­co Central de Bolivia, la DEA y la NAS contro­laban administrativamente desde el Minis­terio de Gobierno y con la sede principal de operaciones en Chimoré. El dominio imperial en Bolivia estaba ex­tendido mediante centenares de ONG a lo largo y ancho de nuestro territorio, saluda­mos algunas ONG que aportan en el desa­rrollo del pueblo boliviano.

 

Pero también ligados a USAID como no podía ser de otra manera todos sabíamos que el poder ejecutivo estaba tutelado por la propia embajada que tenía faculta­des para designar, escúchenme, y somos testigos tal vez nuestra generación, para ser ministro de Gobierno o ministro de De­fensa aval de la embajada de EEUU, saben nuestros oficiales, para ser comandante de la Policía o comandante de las FFAA aval de la embajada de EEUU.

 

AHORA TIENE MÁS VALOR EL AVAL DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

 

Ahora yo saludo, algunos comandantes u oficiales piden aval de los movimientos sociales, está muy bien, les felicito y no de la embajada de EEUU, hasta eso ha cam­biado en Bolivia.

 

Lo más dramático sin duda fue la autori­zación para que operara una base militar de EEUU en el Trópico de Cochabamba, allí cada año llegaban delegaciones del departamen­to de Justicia para verificar el funcionamien­to de esa base militar.

 

Sería largo comentarles esa dura lucha contra la dominación y sometimiento de nuestras FFAA y la Policía Nacional.

 

Brevemente quiero comentarles herma­nas y hermanos, una vez yo entraba de emer­gencia de Cochabamba al Chapare, tenía unos compañeros de clase media, tal vez alta, yo me acuerdo Julio Alem y el compañero Carlos Balderrama, medio gringos, bolivianos, habían estado viajando al Chapare, yo dije llévenme, en la tranca me subieron, vámonos y nos he­mos ido, pero llegamos a los controles de la Policía y de UMOPAR, los hermanos umopares se confundieron, pensaban que eran de la DEA norteamericana y en cada tranca les da­ban parte como a la DEA, pero no eran de la DEA, eran medio gringuitos bolivianos cochabambinos. Claro, ellos tenían la obligación de dar parte, dar informe, se equivocaron, cómo era el sometimiento.

 

Yo no echo la culpa a la policía ni a las FFAA, sino eran decisiones políticas de los gobiernos de turno para someternos a nues­tra Policía y a nuestras FFAA.

 

ENEMIGO INTERNO: EL INDIGENA, LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

 

Quiero hermanas y hermanos decirles ¿para qué y por qué estamos creando esta Escuela Antiimperialista de las FFAA y para nuestros movimientos sociales, por qué no tenemos un espacio institucional de discu­sión, de conocimiento y de construcción de un pensamiento anticolonial, anticapitalista, antiimperial orgánico que permita su unión entre las FFAA y los movimientos sociales?

 

¿Antes qué les enseñaban en la Escuela de las Américas a los mejores alumnos que via­jaron a esa escuela? Tampoco cuestiono, tal vez se ganaron la confianza, pero allí les decía y saben, algunos seguramente oficiales, que el enemigo interno de las FFAA son los movi­mientos sociales, es el movimiento indígena, ese principio, esa doctrina les ha metido. Aho­ra nuestros comandantes, me acuerdo un 7 de agosto, aniversario de las FFAA decía “el pueblo, los movimientos sociales es la reser­va de nuestras FFAA”, es decir FFAA y movi­mientos sociales una sola yunta para defen­der los intereses de nuestra querida patria.

 

La creación de la escuela responde a la necesidad de promover ideas, lecciones, es­tudios, debates, pero también a construir este pensamiento que nos hace falta para enfrentar el dominio cultural, ideológico, po­lítico, económico del imperio y su estructura capitalista para lograr una verdadera libera­ción de nuestros pueblos.

 

CONTINENTE PLURINACIONAL

 

Nuestras luchas de liberación requiere for­jar planteamientos alternativos contestata­rios que rechacen toda forma de intervención y de dominio, requerimos fijar una posición respecto a la unidad de Patria Grande, a la defensa de sus recursos naturales, a la cons­trucción de un Estado Latinoamericano fuer­te, yo diría, como decía el hermano Vicepresi­dente un continente plurinacional que tenga la capacidad de estar integrado físicamente con carreteras, aeropuertos, puertos, ferro­carriles, defender su territorio, tener una mo­neda común, emplear su potencia y diversifi­cación energética, desarrollarse tecnológica y científicamente, usar los recursos natura­les para su propio beneficio y de contrapesar el poder de otras potencias imperiales.

 

Y si el imperio enseña desde sus escue­las militares a dominar al mundo, nosotros desde esta escuela aprenderemos a ense­ñarnos a liberarnos de la opresión imperial, será una escuela para la defensa del pueblo y no del imperio.

 

Por ello invitamos a las FFAA, a nuestros movimientos sociales, a las futuras genera­ciones de nuestra región a participar, a su­marse a este esfuerzo de la Patria Grande.

 

Tenemos que desarrollar un pensamiento en una doctrina de defensa de nuestro país, de la región y del continente, eso significa ejercer nuestra soberanía territorial erradi­cando toda presencia militar extranjera con fines de dominación como las bases militares o las avanzadas militares norteamericanas.

 

No se puede permitir que FFAA extraterri­toriales controlen nuestro territorio, vigilen nuestro espacio aéreo o tutelen la vida política y social de nuestros ciudadanos, una base mi­litar extranjera en cualquier país del mundo le­gitima la desaparición de las FFAA de ese país.

 

Yo les decía y reitero una vez más, un país o una nación si sus FFAA están subordinadas al imperialismo, ese pueblo es una colonia, no es un país con soberanía. Esta escuela permi­tirá buscar alternativas políticas y económicas frente al dominio económico financiero y la im­posición de modelos de libre mercado dirigidos por las dictaduras del capital.

 

Tendremos que debatir sobre la naciona­lización de nuestros recursos naturales, del mercado interno, del intercambio justo, las economías complementarias, los procesos sociales solidarios, hoy con nuestras políti­cas económicas, inclusión social, igualdad de oportunidades, impulso al desarrollo pro­ductivo y la industrialización estamos mucho mejor que antes cuando sólo querían que nuestros países se conviertan en mercados de consumos de los productos del norte.

 

Nuestra Escuela tiene que permitir co­nocer la naturaleza del imperio, cómo se construyó históricamente, cómo funcio­na hoy en el mundo, cuáles son sus es­trategias, sus instrumentos de poder, sus instituciones, sus aliados, su discur­so, su ideología.

 

Hermanas y hermanos de las FFAA, yo tengo mucha confianza en las FFAA, FFAA antiimperialistas garantizan la soberanía del continente y de todo el mundo, por eso queremos impulsar esta Escuela Antiimpe­rialista desde Santa Cruz Bolivia para todo el mundo, no solamente para las FFAA sino para nuestros pueblos del mundo.

 

PROPUESTA DE PENSAMIENTO ANTIIMPERIALISTA

 

¿Cuáles debieran ser? Esto es debatible, queremos mejorar con la participación tam­bién de nuestros comandantes de las FFAA de Venezuela, de otros países que compar­ten principios y valores de un país soberano.

 

Es una propuesta, el pensamiento antiim­perial de las FFAA ¿cuáles deberían ser?

 

FFAA Integradas en un gran bloque estratégico que contribuyan a la paz regio­nal, hemisférica y mundial. Mientras que el capitalismo promueve la guerra como políti­ca para saciar su voracidad económica nues­tros pueblos trabajan por la paz, la igualdad, dignidad, justicia, no hay paz sin justicia so­cial que es lo más importante. EEUU también proclaman paz, pero qué paz, paz con arma, paz con desigualdad, por eso estamos con­vencidos con los movimientos sociales, paz sin justicia social no existe.

 

Nuestras FFAA deben entender la soberanía regional. Deben defender la sobe­ranía regional de cualquier intervención im­perial y asumir de una agresión contra uno de nuestros pueblos significa una agresión contra todos.

 

Debemos construir desde esta Es­cuela una doctrina con identidad estratégi­ca común basada en la unidad, solidaridad y complementariedad. Somos pueblos incó­modos para la potencia imperial porque de­cidimos construir sociedades distintas a las sociedades capitalistas. No comulgamos con el libre mercado, ni con las democracias liberales porque la competencia salvaje en­tre uno y otros permite que los fuertes se coman a los débiles; separados y solos so­mos débiles, juntos somos fuertes e invenci­bles como decía Simón Bolívar.

 

Entre pueblos resolvemos nuestras diferencias mediante el diálogo, respeto, concertación pacífica y democrática con la participación de todos, rechazamos la gue­rra no solo por razones morales sino tam­bién por razones políticas, sociales y econó­micas, para las sociedades capitalistas las guerras son la continuación de su política im­perial, la guerra es una decisión política del modelo de sociedad capitalista ya sea para acumular capital o para resolver crisis finan­cieras del sistema capitalista.

 

Diplomacia de pueblos y rechazo a las bases militares extrajeras. Una región sin bases militares nos garantiza la paz y la convivencia entre pueblos, rechazamos la doctrina de seguridad que privilegia ope­raciones conjuntas mediante fuerzas es­peciales, estas sólo sirven para adoctrinar nuestras FFAA en hipótesis de guerra, sir­ven para garantizar pequeñas fuerzas milita­res para casos de golpe y para salvar a cabo operaciones encubiertas como el desmante- lamiento de nuestros misiles. Yo tengo una experiencia, cuando ha ha­bido un golpe de Estado en Honduras habían ido nuestros oficiales del Ejército antes, antes en otros gobiernos a esos ejercicios de FFAA especiales, y como se han hecho amistades, normal tener amistad, un oficial de Honduras había llamado al oficial boliviano preguntan­do “¿ustedes qué están haciendo en Bolivia?”, “Nosotros estamos haciendo golpe de Estado con la autorización de EEUU”, imagínense esa pregunta, el último golpe militar creo que tuvi­mos en América Latina.

 

Nuestra doctrina debe estar basa­da en la lucha política e ideológica contra el capitalismo, imperialismo y el colonialismo. Si a algunos oficiales no les gusta el antiimpe­rialismo, el anticapitalismo quiero decirles, por lo menos ser nacionalista y ser naciona­lista es ser antiimperialista. Los pueblos indí­genas del mundo somos los que más hemos padecido las consecuencias del colonialismo y el imperialismo no solamente nos han des­pojado de nuestros territorios en nombre de la civilización, como algunos hermanos en La Paz decían “No es civilización, es sifilización”, perdonen la expresión.

 

Si no han pretendido despojarnos de nuestra identidad han querido civilizarnos como si fuéramos animales sin alma. El colo­nialismo y el imperialismo coinciden o conci­ben un mundo dividido y fragmentado, en un lado están ellos y en el otro lado nosotros, no piensan en la humanidad ni en todos, no piensan en la vida, más piensan en la plata, acumular el capital.

 

Defensa de la Madre Tierra. La Madre Tierra está herida de muerte, el primer mandamiento de cualquier política de seguridad debe proponerse defender la existencia de la Madre Tierra, este es el bien supremo de la humanidad. Debemos cambiar la matriz económica del planeta, el capitalismo es la matriz de la muerte, por el evidencial daño que provoca al eco­sistema planetario. En manos del capita­lismo todo se convierte en mercancía, la Madre Tierra implica renunciar a lo que le hace más daño.

 

La guerra destruye la vida, rechazar la guerra es proteger la vida.

 

Las FFAA deben proteger y preser­var los recursos naturales como fuente de riqueza y redistribución justa para el pueblo aunque esto está constitucionalizado, si al­gún gobierno en el futuro quiere privatizar-lo tendría que cambiar la CPE, y quienes no quisieron que nuestros recursos naturales otra vez pasen a manos extranjeras estarán las FFAA y los movimientos sociales para de­fender nuestros recursos naturales para el pueblo boliviano.

 

Defensa de la soberanía de la Pa­tria Grande. Nuestros próceres de la inde­pendencia lucharon por una patria grande, pensando en el Abya Yala, a nosotros nos co­rresponde seguir este ejemplo para formar la Patria Grande que quisieron nuestros an­tepasados.

 

Unidad indisoluble entre FFAA y pue­blo. La única manera de defender conquis­tas sociales económicas culturales es que vivamos juntos e integrados entre soldados y ciudadanos al amparo de nuestras cons­tituciones, respetando nuestras identidades y conocimiento de nuestra diversidad. Amé­rica Latina será económicamente fuerte, políticamente invencible y culturalmente in­doblegable, somos capaces de preservar el sueño de nuestros próceres de la liberación y de la independencia.

 

Para que este sueño se cumpla nuestro destino es descolonizarnos, es la descoloni­zación, luchar para que no existan imperios y construir sociedades socialistas y comuni­tarias. La misma doctrina de seguridad na­cional fue sólo eso, seguridad y saqueo para el imperio, inseguridad y despojo para nues­tros pueblos, por eso requerimos transfor­mar no sólo el concepto de seguridad sino la doctrina misma.

 

Hermanas y hermanos como nuestro Co­mandante en Jefe de las FFAA, el hermano General Duran decía es un día histórico por­que quisiéramos que desde la Escuela An­tiimperialista para los pueblos y nuestras FFAA, ojalá desde acá para toda América La­tina y otras FFAA del mundo, quisiéramos un mundo sin oligarquías, sin jerarquías, sin mo­narquías, sin anarquías financieras, quisiéra­mos un mundo justo, por eso para recupe­rar nuestros principios, nuestros valores, es una lucha permanente contra el imperialis­mo norteamericano.

 

Por ahora muchas gracias, mucha suerte.

Antología Popular

¡Magnicidio!

Post-Magnicidio