^¡Subir!

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


 

Empresarios corruptos unidos, jamás serán querellados: A seguir con el saqueo del país.

 

 

Los delincuentes empresarios sofofos de Penta y de Soquimich no serán demandados por el Servicio de Impuestos Internos, lo que impedirá actuar al Ministerio Público. La corrupta clase politicastra los liberó de toda acción penal y civil, una mano lava a la otra, y las dos lavan la cara: Ahora, a votar por los corruptos en las próximas elecciones.

 

 

El artilugio de 1980, “La Constitución de la dictadura fascista cívico militar”, protege los negociados de los corruptos. En la arcadia mercurial de la alegría, los intereses creados no obstruyen la justicia en la medida de lo posible. Se respetan los privilegios de la oligarquía empresarial sofofa, aunque esto implique una inmoral subversión de los valores sociales. En la sociedad chilena carcomida por la injusticia, la corrupción y la impunidad, los politicastros han perdido totalmente el sentimiento del deber y desde el 11 de septiembre de 1973,  se han apartado de la verdad. El parasitismo deja de inspirar repulsión a quiénes lo usufructúan y encenegan a las víctimas en la marginación/domesticación. Los individuos sobreviven esclavos de fantasmas vanos. La justicia en la medida de lo posible enmudece y se abisma. El Estado se ha convertido en confabulación de favoritos y de tartufos dispuestos a lucrar de la Patria, pero incapaces de honrarla con obras dignas.

 

Sapere aude,

Prof. Moreno Peralta/IWA

Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG