^¡Subir!

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


 

Vuelo de la muerte comprobado: Ex militar testifica haber visto a Miguel Krassnoff empujar a tres detenidos desaparecidos al mar

 

 vumc1

 vumc2

Miguel Krassnoff

 Krassnoff sonrie sobre sus crímenes.

 

El 9 de mayo el ministro Jaime Arancibia acusó por secuestro calificado de tres personas a Krassnoff y otros dos ex miembros del regimiento Tejas Verdes de San Antonio. Un testimonio acredita que los tres, estando vivos, fueron lanzados a mar abierto amarrados a un fierro en los pies.

Fue en octubre de 1973. El helicópetero H225 “Puma” emprendió vuelo con siete personas en su interior, pero solo cuatro volvieron.

Ceferino del Carmen Santis Quijada, Luis Fernando Norambuena Fernandois y Gustavo Manuel Farías Vargas son esas tres personas restantes. Todos, hasta hoy detenidos desaparecidos, después de haber pasado por el Regimiento de Ingenieros de Tejas Verdes de San Antonio.

 

Los tres son también las primeras víctimas comprobadas de los conocidos “vuelo de la muerte” que realizaba la dictadura militar con los cuerpos de los desaparecidos. Así lo consigna El Dínamo con un reportaje que da cuenta del relato de Juan Guillermo Orellana Bustamente, suboficial en retiro del Ejército, quien con su testimonio acreditó por primera vez el lanzamiento de personas vivas al mar.

Mecánico del helicóptero militar, Orellana formó parte de esa tripulación esa fatídica madrugada de octubre.

“Recuerdo que se ordenó el vuelo hacia las Rocas de Santo Domingo (Quinta Región), posándonos en una cancha de golf… Mientras yo vigilaba la aeronave, vi aparecer una camioneta, no recuerdo marca, pero estaba cubierta con un toldo de lona y se atracó a la puerta izquierda del helicóptero”, continuó Orellana en su declaración ante el juez Jaime Arancibia, que tiene fecha del 29 de mayo de 2012.

“Al subir a la aeronave me encontré en el piso con tres personas vivas, que estaban atadas de pies y manos y con la vista vendada. Recuerdo que los tres sujetos eran varones. El primero de estos era un señor adulto de pelo canoso, de 45 a 55 años, de contextura gruesa. La segunda persona era más joven, era de tez morena. Calculo que debió tener entre 30 y 40 años, y la tercera persona la recuerdo como de 25 a 30 años, tez morena, delgado”, agregó el militar en retiro.

Orellana amplió su declaración en agosto de 2014 y aseguró que, aparte de estar amarrados de pies y manos, los tres detenidos estaban “con un pedazo de fierro amarrado a los pies”.

Junto a él, estuvieron ese día el mayor Emilio Robert de la Mahotiere y el capitán Richter Nuche Sepúlveda, piloto y copiloto de la tripulación. Según el ex mecanico, el oficial a cargo de la operación los reunió y le dijo las siguientes palabras: “En esta misión a cumplir, tenemos dos caminos a seguir. Primero que cumplamos la misión y, segundo que la rechacemos. En esta segunda instancia, nos tomarán prisioneros, trasladados a Tobalaba, se nos realizará un Consejo de Guerra y seremos fusilados por traidores a la Patria”.

Junto a ellos estaba un capitán, vestido de civil, que Orellana no conocía su nombre.

El trayecto fue de 20 minutos desde la costa en vuelo rumbo a mar abierto. Ahí, el ex mecánico tuvo la tarea de abrir la puerta del helicóptero. “El capitán de Ejército procedió, solo, a tomar a las personas. En primer lugar tomó a la persona más adulta de los pies; lo giró hacia la puerta y lo empujó con las manos hacia abajo, hacia el mar”, declaró.

Dicha persona era Ceferino Santis Quijada, obrero y militante del MIR, de 31 años. Estaba vivo al momento de ser lanzado al mar.

 

vumc3

 

Luis Norambuena Fernandois, regidor por San Antonio y miembro del Comité Central del Partido Socialista, “lo tomó de las axilas, lo llevó hacia la puerta y lo tomó de los pies. Lo empujó de la misma manera que al primero”.

No existe registro fotografico

vumc4

El más joven, Gustavo Farías Vargas, recaudador de obras sanitarias en San Antonio y militante del MIR, fue el único que opuso resistencia activa, pero no pudo evitar el mismo destino. “Este sujeto joven le puso resistencia, pero este capitán igual lo tomó de las axilas, lo giró hacia la puerta y lo lanzó al mar. Aquí hay un detalle: el capitán, al empujar hacia abajo, el sujeto apoya los pies en el carenaje del tren de aterrizaje, se produce una lucha, o sea un forcejeo y, visto esto, lo vuelve a tirar de las axilas, lo despega del tren de aterrizaje y ahí lo lanza hacia el mar”, aseguró.

“En esos instantes yo cierro la puerta y le comunico al comandante de la aeronave que la misión está cumplida”, agregó Orellana.

Su declaración tiene un elemento clave, aunque aún él mismo mantiene un manto de dudas sobre esa desconocida persona de civil: “Quiero hacer presente que el oficial de Ejército que lanzó a las personas que se encontraban amarradas, vendadas y vivas, dentro del helicóptero, me parece que correspondería a Miguel Krassnoff”.

Entonces capitán del Ejército, estaba asignado precisamente en el Regimiento de Ingenieros de Tejas Verdes, comandado por Manuel Contreras.

Krassnoff, De la Mahotiere y Nuche fueron sometidos a proceso como autores del secuestro calificado de Santis, Norambuena y Farías el pasado 9 de mayo por el ministro Jaime Arancibia.

La investigación espera esclarecer otros posibles “vuelos de la muerte”.