^¡Subir!

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


Material Digital

La Grabacion del Golpe.

Documento histórico
Maria Olivia Monckeberg - Fernando Paulsen

Leer/Descargar PDF

 

El derrocamiento de Allende, los documentos secretos de ITT

 

Ver Acá.

 

Justicia Chilena ordena investigar la muerte del Presidente Constitucional Salvador Allende Gossens.

Descargar. (Click derecho en el enlace y apretar "Guardar como")

 

Últimos discursos de Salvador Allende, 11 de Septiembre

Descargar. (Click derecho en el enlace y apretar "Guardar como")

 

Documentos y Textos de Salvador Allende

Allende por Allende
Higiene mental y delincuencia. Tesis para optar al título de Médico, 1933
Ver texto

La siembra infatigable

Ver texto

El Gobierno Popular

Ver texto

...

PortaMagnicidio.png

Magnicidio( Del lat. magnus , grande, y -cidio, muerte)
Muerte violenta dada a persona muy importante por su cargo o poder.

 

 

exr1

Expresión de rebeldía consciente, nace la pintura mural política en Chile, apoyada por nuestro asesinado Pablo Neruda

 

Fue en Valparaíso, en el mes de julio de 1963, que se pintó el primer mural de propaganda política, modalidad que luego, y en particular en 1970, durante la contienda que terminaría con la elección de Salvador Allende como Presidente de la República, habría de cobrar un auge enorme, llegando incluso a convertirse en un fenómeno político-cultural que llamó la atención en el mundo.

El hecho se produjo en la campaña previa a las elecciones de 1964. Allende y sus partidarios afrontaban el evento en medio de las mayores dificultades económicas, hecho que contrastaba con el enorme despliegue de recursos que mostraba la candidatura de Eduardo Frei. Su comando no sólo contaba con grandes medios financieros, sino con el apoyo de calificados profesionales: periodistas, sociólogos, psicólogos, especialistas en comunicaciones. Su propaganda copaba radios y periódicos y ella se apoyaba en slogans precisos, por lo general bastante eficaces, producto de investigaciones a cargo de gente calificada y competente. Se empleaban recursos directos e indirectos. La Marcha de la Patria Joven, fue no sólo un gran evento propagandístico montado con grandes recursos materiales, sino además un acontecimiento que se siguió desde el punto de vista informativo bajo la dirección de expertos en comunicaciones, que produjeron atractivos e impactantes reportajes.

 

La candidatura de la democracia cristiana había dado un paso totalmente nuevo en este terreno en las luchas políticas en Chile. Su propaganda estaba entregada a una agencia publicitaria, y su plan no dejaba ningún aspecto que no contemplara, incluida la propaganda callejera, que hasta entonces había sido dominio tradicional de la izquierda. Así fue como en los primeros días de la campaña, abierta oficialmente en mayo del 63, las calles de todas las ciudades del país aparecieron con sus muros pintados con las llamadas estrellas de Frei, algunas con características monumentales.

Todo esto tomó por sorpresa a la candidatura popular, y no fuimos una excepción quiénes trabajábamos por ella en la provincia de Valparaíso. Carecíamos de preparación para enfrentar el desafío, acostumbrados como estábamos a una cierta improvisación y rutina. No atinábamos, por lo general, sino a la descalificación de lo obrado por el adversario o a una tentativa, tan loca como inútil - por la pobreza irremediable de nuestros medios económicos - de tratar de seguir sus pasos, imitando sus procedimientos, cuya característica principal era una completa profesionalización.

Recuerdo nuestra Casa del Pueblo en la calle Pedro Montt  y recuerdo nuestros quebraderos de cabeza para saber cómo implementar nuestra campaña de propaganda.  Pero habíamos acumulado experiencia y conocíamos que había que creer en nuestro pueblo ,podíamos romper el cerco imponiendo nuestra forma popular alejadas de círculos  financiados por nuestros enemigos 

Nos apoyamos en el pintor Jorge Osorio,Patricio Cleary y  varios estudiantes de arquitectura entre los que recuerdo a Nelson Nahuel, Osvaldo Stranger y otros dos compañeros que no recuerdo sus nombres .Acompañaban esta loca idea Ruben Jeria,Raul Valdivia,Cabezón Farias, El gitano de Placeres y las infaltables compañeras  como la Rosita ,Irene Bravo,La Beltrami.

Obtuvimos del Co. Valdivia Avalos , el préstamo de su vehículo y a Santiago los boletos para traer los materiales, Los dineros para el café y sanguches fue previsto por doña Rosa de Recreo.

Nos habíamos ganado el respeto de los compañeros a partir de nuestra experiencia del 63 y elegimos una muralla ubicada en la avenida España, la estratégica arteria que une Valparaíso con Viña del Mar. Osorio y Stranger, apoyados por nosotros pintamos un comité el mural en una sola noche.

Fue ése el primer mural político que se haya pintado, que sepamos, en el país.

Pero el entusiasmo se había ya apoderado de los pintores, y Jorge Osorio planteó de inmediato un segundo mural. Lo pintaron también en la avenida España, esta vez en un muro mucho más largo que el anterior, y más cerca de la Estación Barón. Era una alegoría de las luchas del pueblo y de sus esperanzas. Había comenzado lo que se dió luego en llamar batalla de propaganda de la Avenida España. 

Se destaco la participación activa de los estudiantes universitarios de la Santa Maria con el presidente de esa federación de estudiantes ,el inolvidable compañero Gaspar Kusar quienes adornaron toda la Universidad del lado que da a la Avenida España con slogan del programa de la Unidad Popular . 

Espontáneamente el pueblo hizo suya esta experiencia y participaron muchos comités juveniles, en particular los del cerro Placeres, que tomaron como tarea cubrir prácticamente en toda su longitud la avenida España con la equis de Allende, a la que, a partir de ese momento, se le agregaron los colores nacionales, provocando un gran impacto visual. 

Recuerdo que el propio Neruda, que vivía entonces en el cerro Bellavista, detrás del teatro Marú, manifestó su interés y entusiasmo por lo que llamó bella acción policrómica.

 


 

exr2

 

El mural del puente Capuchinos ha sido destruido

"...Pero lo mejor de la vida es la construcción, es la creación, es el amor."...

Pablo Neruda

 

Una olvidada acción de Neruda en apoyo al  trabajo del primer mural gigante político realizado en altas horas de la madrugada evitando a los pacos en Chile-Valparaiso,por las juventudes que apoyaban al Dr. Salvador Allende G.,y que fue destruido con bombas de alquitrán ,para volver a levantarlo con orgullo , Neruda no se hizo aun lado en este complejo momento de lucha por Chile y su dignidad 
 

El hermoso mural del puente Capuchinos ha sido destruído. Ya hablaremos de ello, ya hablaremos de esa destrucción, ya nos dirigiremos a sus autores. Pero lo mejor de la vida es la construcción, es la creación, es el amor. Y hablaremos del significado de esta obra de arte que todos los porteños conocieron. No es algo vulgar su creación. Las fuerzas destructoras son conocidas de la historia humana y el mundo avanza en contra de ellas levantando, edificando. Por primera vez en la historia política de América latina se había llevado la propaganda a una altura extraordinaria. No se puede pensar sin ternura en la muchachas y muchachos que de noche, a la fría intemperie con líneas y colores trazaron en plena calle esta estampa maravillosa. No se puede pensar sin profundo sentido patriótico que las calles que sirvieron antes para la anónima procacidad se vieron de pronto embellecidas, floreciendo en el brumoso invierno. Surgieron las figuras de niños y mujeres, de obreros y campesinos que marcharon. Todo el mundo se detenía a mirar esta configuración de la patria. Dábamos una lección al mundo con este mural. Una lección que significaba en el fondo las mismas ideas del movimiento popular: El respeto por la belleza y la creación humana.

Yo recuerdo que cuando recién aparecieron en las calles los primeros murales se levantó cierta oposición a ellos, y estos vientos llegaron a la municipalidad de Viña del Mar. Allí unos seres furibundos no toleraban esta demostración estética y política y querían que se borrara. ¿Cómo es posible aceptar estas bellas pinturas? ¡No tenemos sitio sino para el odio! Decían estos furibundos. Yo me dirigí entonces al alcalde de Viña del Mar expresándole mi admiración por la obra colectiva del puente Capuchinos. Me han contado que el alcalde de muy diferente tienda política que la mía tuvo la comprensión de la inteligencia para que se respetara la bella obra callejera. Ojalá que muchos hubieran tratado de superarla. Habríamos salido ganando todos. Pero ahora la ciudad ha perdido. Nuestra cultura se ha rebajado: una intención de gran altura se ha visto degradada por la barbarie.

Hablemos de los destructores. Ya se sabe quiénes son. Antes fueron colonialistas y estuvieron en contra de la independencia de Chile. Luego fueron simplemente nazis o fascistas. Ahora son simplemente lo que fueron siempre: simples retardatarios, turbulentos retrógrados, enemigos de la luz y la vida. Enemigos del progreso y de la cultura.

Como sucede que sólo dos candidaturas andan vigentes, tenemos que pedir responsabilidades. Si los pintores allendistas de Valparaíso crearon esta obra de arte, tenemos que pensar que los sectores freístas fueron los que arrojaron la tinta del atentado, los que la destruyeron. Esto es una advertencia para todos y una lección para todos. Se nos presenta a los partidarios de Allende como representantes de la violencia y el sobresalto: este atentado pone las cosas en su sitio. Dos veces se ha quitado la máscara del freísmo. Primero cuando cortejó y aceptó el apoyo de las 600 familias que son dueños de dos millones de hectáreas de las mejores tierras de Chile, tierras que apenas cultivan. Por segunda vez vimos el rostro reaccionario del freísmo cuando reconoce que no nacionalizará el cobre. Así mostró su convivencia con los poderosos intereses extranjeros que intervienen en nuestra vida política y causan el retraso del continente entero.

Pero esta es la tercera vez, es una tercera máscara que cae y muestra a todos los habitantes del litoral y de Chile el rostro de la violencia. Un mural elevado por el amor es destruído por el odio. Desde ahora las masas obreras, las mujeres y los empleados, los intelectuales y las autoridades, los profesionales y los estudiantes, los marinos y los mineros tienen ante sí el rostro de lo que siempre fue la extrema derecha política: un mural destruído es la mejor lección política que podemos recibir los chilenos. Ahora hay que elegir entre los que con sacrificio, con pasión creadora dieron vida y armonía a un gran fragmento del camino, a una pared muerta, o elegir a los que desde la sombra ejecutaron la destrucción abominable.

En este sentido este hecho es más elocuente que la fantástica propaganda de la candidatura de esa candidatura, éste es en primer lugar el primer Cambio en libertad que ha hecho la candidatura reaccionaria: con toda Libertad han hecho añicos una obra de arte.

¿Qué hacer ante el desacato? Yo pido a los pintores allendistas que multipliquen sus pinturas. Ya ha nacido otro mural afortunado hijo de la iniciativa porteña, puesto que los pintores en Santiago realizaron y crearon el inmenso mural del Mapocho que ha asombrado a todo el pueblo de Santiago. ¿Será también destruído? ¿Será también arrasado por la barbarie?

Yo recuerdo cuando a Curicó llegamos con grupos orquestales, con el venerable profesor Lipchutz y con la actriz María Maluenda y con otros actores, con economistas y poetas, con sabios y pintores. La reacción había llevado a oscuros matones que pronto fueron identificados por la policía. En esa batalla desigual ya se sabe quién ganó: ganó el pueblo de Chile y Curicó. Fue por unos breves días no sólo un palpitante rincón político sino un sitio predilecto de la cultura nacional.

Artistas, escritores, científicos, profesionales, creadores, gente sencilla de Valparaíso, prometemos seguir dando la capacidad mayor de nuestro esfuerzo para la dignificación de esta lucha. En contra los adversarios de la cultura, publicaremos más libros, escribiremos más poemas. Pintarán más nuestros pintores, la música llenará las calles y las plazas de Chile. Este es el compromiso que asumimos los intelectuales del movimiento popular: Allende significará el avenimiento de una hora sin igual para que toda la cultura se vuelque en nuestro país y lo eleve a una altura universal.

Contra el odio seguiremos siendo los campeones del amor. Contra la violencia seguiremos siendo los defensores de la inteligencia. Y sobre todas las cosas comprendemos con esta lección que somos solidarios con todo un pueblo que depende de nosotros, del movimiento popular para defenderse de la incultura y para alcanzar la plena dignidad que queremos todos los chilenos.

 

exr3

Pablo Neruda.
Intervención radial por cadena parcial de emisoras de Valparaíso
en el marco de la campaña electoral, 12 de junio de 1964
 

 

Neruda: aguzar el filo de su poesía

Un pedazo de la historia del asesinado Neruda ,odiado por los lacayos y yanaconas de todos los colores.

 
exr4
Pablo Neruda en el Fortín Prat de Valparaiso
 

Recordamos a Neruda, con el filo de su poesía bien afilada; no lo recordamos con el puro y aséptico deleite literario sino encarnado en nosotros, cortándonos limpiamente el viento helado de la desesperación que nos invadía en momentos, aquellos, en los que no se vislumbraba apenas un rayo de esperanza.

 
Al leer sus poemas salía de nuestro corazón un rayo rojo. Florecíamos también cada mañana.
 
Lo recordamos ahora, a los mas de cien años de su nacimiento, con la misma frescura, con el mismo corte afilado, recogiendo rebeldías lo mismo que la ideología que lo sostuvo: el socialismo, el marxismo.
 
El socialismo, anarquismo y sus numerosas variantes surgieron como grandiosas hoces para recoger, en un haz, las rebeldías que se encarnaban en personas solas, desperdigadas, perdidas por ahí, por los vericuetos y caminos del mundo y que se quemaban o gastaban en manoteos casi inútiles, en chispazos apenas perceptibles, terminando por suicidarse o pudrirse lentamente.
 
Y él también recogió esas rebeldías.
 
Y no se nos olvida pues, si bien, esos manoteos, esos chispazos, esos desgraciados suicidios, iban incubando las semillas de la confraternización obrera y campesina, eran, entonces, no siempre, gratamente recibidas, por la autoridad establecida, por la reacción imperante que elevaba a la cúspide, a la pingorota del heroísmo, esas rebeldías solitarias; cortándoles, así, el cordón umbilical que las haría más rápidamente fecundas: la unión con el resto de todos aquellos, (somos nosotros ahora), 'pobres comedores de manzanas'.
 
Cuando morían los rebeldes, independientemente de cómo lo hicieran, si no podían silenciarlos, les cubrían con otro silencio: un fastuoso manto de vocerío, en homenajes por parte de los clubes de la sociedad de su tiempo, cuya misión era: analizarlos, destriparlos, despedazarlos en congresos, en mesas redondas o cuadradas, en debates desde distintos puntos de vista, cribando sus ideas y acciones, hasta dejarlos tan cambiados que nos los conocería... ni la madre que los parió.
 
Luego se les erigía una estatua, o una gran estatua, depende, en la plaza de la urbe, libre de rebabas rebeldes. Y allí quedaban, mostrando su grandioso vacío, su oquedad, por los siglos de los siglos.
 
Los que mandaban, ellos, (porque hay que utilizar cada vez más este pronombre), trataban de torcer el camino que habían emprendido, y marcado a veces sin querer, estos solitarios de la rebeldía, encauzándolo hacia otros derroteros que conducían a callejones sin salida, a laberintos de  desesperación.
 
Neruda, que había sido un rebelde haciendo la guerra por su cuenta y riesgo, vio claro que con esas actitudes no se conmovían, lo más mínimo, los cimientos de la sociedad; seguía sin grietas, dominando el cotarro del mundo; ese mundo donde se apagaban, en unas ocasiones, los chispazos de las rebeldías, a sangre y fuego; y en otras, se las deshacía con el aliento suave de la alabanza hipócrita; esa sociedad dominaba todos los estamentos; y todos los organismos, todas las instituciones, estaban en su poder: desde las más humildes piedras de las alcaldías, hasta los 'mármoles sagrados' de los parlamentos donde 'torcían' los debates, las charlas, hacía 'sus bolsillos'. Agrandándose aún más sus faltriqueras.
 
Y lo recordamos porque se dio cuenta de que, por ahí, por ese camino, no se llegaba a ninguna parte.
 
Ya hemos dicho más arriba que, él, había sido un rebelde que 'peroraba en la calle desierta';  y cuando ejercía su rebeldía de esa manera el rico, el terrateniente que se cruzaba en su camino, lo saludaba muy amable; para acto seguido, en el club, en el casino, o en el café selecto decir a sus compinches: 'he visto a un valiente charlar en la plaza desierta', '¡qué bien lo hacía!' ¡dejémosle que siga su camino!, 'algún día tenemos que invitarlo'. Y se sentaban a jugar la partida.
 
Por entonces, dice Neruda, lo llamaban el 'Píndaro celeste'; mas cuando dejó de vocear en el desierto, cuando buscó la 'veta escondida', cuando se hizo 'música callada', violín penetrante y acariciador para sus camaradas; cuando acudió con su palabra a las barriadas miserables, al último rincón de este mundo, a levantar de la tierra al caído, al obrero sin pan, al pampino triste; cuando les animó a luchar por su dignidad, a ligarse íntimamente, a ser una voz más, cada una con su timbre, en el concierto universal de las fuerzas del trabajo proletario, cuando se hizo 'cemento y argamasa con su pueblo', esos mismos que, antes, ayer mismo, lo bautizaban como 'el nuevo Píndaro', exclamaron: '¡duro con él!, ¡a la cárcel!, ¡muera!'.
 
Lo recordamos ahora que, por doquier, se van a celebrar homenajes, algunos de los cuales intentarán mellar su filo rebelde, revolucionario. Ya hemos visto intentos, tímidos, hace días, pocos, por parte de un connotado derechista; el cual desde su razón, llena de militancia reaccionaria, aromada con la canela más extrema, casi fascista, ha querido enfrentar, elevándolos, sus poemas de amor; para, a continuación, menospreciar otros, ya se supone, más políticos, donde Neruda nos anima a no desesperar, a seguir aunque sea desde el azote de la furia terrestre, desde el rincón de las humillaciones; a levantarnos, porque "saldrá -nos dice- desde tu corazón un rayo rojo, florecerás también una mañana", "no te ha olvidado, no, la primavera".
 
Nos lo dice a todos nosotros eso que le trasmitió a él cactus de las arenas; y, Neruda, generoso, nos regala el mensaje que recogemos con sumo cuidado, casi con delicadeza, como si de una herramienta única se tratara: 'donde quiera que estemos: en Irak, en Palestina, en Colombia, en Argentina, en Brasil, en Venezuela, en Haití, en Chile,en España... luchemos desde nuestras pequeñas cosas, desde nuestros pequeños seres y nuestras humildes raíces, cortémosles la hierba a la reacción, hagámosles trampas guerrilleras, quedémosles sin agua, sin comida... sin siquiera apellidos'.
 
Ese es el mensaje y esa es la moral de sus poemas. No consintamos que nos arrebaten el arma de las manos... de lo contrario no saldrá para nosotros la dulce primavera.
 
 
Pido castigo - Pablo Neruda
 
 
Raul Zurita Cannesa, Premio Nacional de Literatura año 2000, nos entrega su opinión sobre Pablo Neruda y su Canto General
 
 
Temas del Canto General de Pablo Neruda, musicalizado por Mikis Theodorakis, interpretado por María Farandouri, Petros Pandis ,el Coro y Orquesta de Estocolmo, grabado en Atenas,Grecia. 

>>Link Aquí<<

Texto Completo de el canto general

>>Link Aquí<<

El legado de nuestro poeta mayor Pablo Neruda está secuestrado.

>>Link Aquí<<

Entrevista del poeta Pablo Neruda con Rita Guibert (1971)

>>Link Aquí<<

 

Después de presenciar en Estocolmo la entrega del Premio Nobel de Literatura 1971 a Pablo Neruda, viajé con él y con su mujer, Matilde Urrutia, hasta Varsovia, donde se estre­naba su obra teatral Fulgor y muerte de Joaquín Murrieta.

 A los sesenta y siete años, Pablo Neruda, doblemente consa­grado como Premio Nobel y como embajador de Chile en Francia, fue recibido calurosamente, tanto en Varsovia como en Es­tocolmo, por intelectuales, reporteros y fotógrafos. Pero Neruda, un poeta para quien “la vida es un regalo”, siempre ha sido una personalidad carismática. Como dice Margarita Aguirre en Las vidas de Pablo Neruda: “Es un hombre al que no se puede mirar en vano. Deslumbran su fuerza, su calidez humana, y es como si algo magnético, una misteriosa atracción, nos atara a su presencia.”...

 


 

Neruda: un recuerdo humilde pero necesario

 

Me permito recoger 3 momentos o instantáneas de la vida de NUESTRO gran poeta NERUDA, ejemplo de coherencia en la lucha contra la opresión y la injusticia, y de su rebeldía ante tanto dolor infame. No quería dejar pasar estas fechas sin dedicarle unos minutos a recordarle.... y por qué no? ha sentir el orgullo de estar en su estela, orgullo que concebí silencioso pero que finalmente me decidí a compartirlo con vosotros.
Salud amigos. 

En un gran acto realizado en el Teatro Caupolicán, de Santiago, el 8 de julio de 1945 ingresaba al Partido Comunista de Chile el poeta Pablo Neruda, recientemente elegido senador por la Agrupación de Tarapacá y Antofagasta.

Al prologar el libro 'Discursos Parlamentarios de Pablo Neruda' de Leonidas Aguirre Silva, dice Volodia Teitelboim: 'Hablando de Neruda, valdría la metáfora de un mundo con varios continentes'.

Luego de halar de los 'continentes' del amor, de la naturaleza, de los objetos y los inventos del hombre, y de la historia, los libros y los sueños, agrega 'un quinto continente', que 'habla del hombre civil, del poeta que nunca calló sus convicciones. Se trata de un universo desparramado, suma de muchas islas. A veces forman archipiélagos, como sus discursos en calidad de senador de la República'.

 

exr5

 

1.-En su primera intervención como senador, el miércoles 30 de mayo de 1945, Pablo Neruda señaló:

 

'Hay aquí representantes de numerosos sectores del capital, del trabajo y de las profesiones liberales. Yo represento, como escritor, una actividad que pocas veces llega a influir en las decisiones legislativas.

En efecto, los escritores, cuyas estatuas sirven después de su muerte para tan excelentes discursos de inauguración y para tan alegres romerías, han vivido y viven vidas difíciles y oscuras, a pesar de esclarecidas condiciones y brillantes facultades, por el solo hecho de su oposición desorganizada al injusto desorden del capitalismo.

Salvo brillantes y maravillosos ejemplos que en Chile nos legaron Baldomero Lillo y Carlos Pezoa Véliz, al identificar su obra con los dolores y las aspiraciones de su pueblo, no tuvieron, en general, sino una actitud de resignada miseria o de indisciplinada rebeldía'. (?¦)

'Tal vez muchos creyeron inusitada mi designación como senador por los trabajadores del salitre, del cobre, del oro y de las ciudades litorales del Norte Grande de nuestra patria, pero, al dejar expresado mi legítimo orgullo por tal designación, rindo tributo a nuestro pueblo y a nuestras tradiciones históricas'(?¦). Párrafos de sus discursos en el Senado (1945-1948)

 

2.-Seguir el desempeño de Pablo Neruda como parlamentario, es adentrarse en lo más profundo y permanente de Chile. Veamos algunos ejemplos.

 

-Aumento de sueldos al profesorado (sesión del 31 de octubre 1945): 'He oído en esta Sala no sólo críticas al financiamiento del proyecto que discutimos, sino también palabras graves sobre la actuación del magisterio chileno, palabras que en este momento no puedo olvidar al fundamentar mi voto que es y quiero que sea un homenaje al heroico magisterio de Chile. (?¦) mi voto es un homenaje al magisterio chileno, es un homenaje a su oscura labor, que representa el sentido chileno por su modestia, por su paciencia, por su eficacia, por su cultura y, sobre todo, por el desarrollo cívico y de conciencia política que ha adquirido en los últimos años y que honra al magisterio de toda nuestra América'.

-Condiciones de trabajo de los obreros del salitre (sesión de 12 de febrero 1947): 'Acabo de realizar una corta pero intensa gira por la pampa salitrera y quiero aprovechar estos minutos de la Hora de Incidentes para llamar la atención del Honorable Senado sobre la condición de vida deplorable que llevan los obreros salitreros de Tarapacá'. (?¦) 'En la actualidad, en una oficina independiente, la oficina 'Iris', se está desarrollando un movimiento de huelga, que dura hasta la fecha más de 30 días?¦' (?¦) 'Las condiciones de vida son terribles en esta oficina. No hay un solo servicio higiénico en uso y la compañía ha procedido, me parece que como represalia por esta huelga legal, a cerrar los únicos baños que existían. Tampoco hay luz eléctrica. Los obreros viven apiñados en las pocas habitaciones de que disponen. Hay algunas en que duermen hasta doce personas. ¡Cómo es posible, señor Presidente, tolerar que nuestros compatriotas estén entregados a esta explotación ignominiosa!'.

-Sindicación campesina (sesión del 3 de junio de 1947): 'Señor Presidente, está en los últimos trámites, y seguramente será aprobado, este proyecto, hecho con un criterio de inquisidores y de policía y no con un criterio de legisladores y de seres humanitarios'. (?¦) 'Estamos, tal vez, en el segundo acto de este drama de los campesinos chilenos.

El primer acto ha sido largo y terrible: han sido cien años, o más, de miseria, de hambre y de esclavitud. El segundo acto es esta ley inicua. Yo digo a los señores legisladores de la Derecha, responsables del despacho de este proyecto, para que lo escuchen los campesinos de toda mi patria, que conocen quién son los responsables de las innumerables dificultades y tragedias que involucrará la aprobación de esta ley, les digo, con esperanza, que el tercer acto de este drama de los campesinos lo escribirán, posiblemente, ellos mismos, cuando puedan abolir estas leyes criminales que se quiere dictar'.

Conflicto en la zona del carbón (sesión del 14 de octubre de 1947): 'La huelga de los mineros del carbón es la culminación de un conflicto que venía gestándose desde hacía meses, en cuyo proceso se observaron estrictamente todas las disposiciones legales del trabajo.

Su origen es, única, exclusiva e intrínsecamente, económico'. (?¦) 'Los archivos del Gobierno contienen informe sobre la miseria de Lota, acerca de las galerías de sus minas, que alcanzan hasta muy lejos bajo el mar, sobre la falta de viviendas y sobre sus niños desnutridos.

Uno de los informes dice que ninguna familia chilena puede subsistir con menos de $65 diarios. Pero Juan Soto, de 33 años, un típico minero, que ha extraído carbón de Lota 16 años, recibe $30 por un día de 8 horas de trabajo.

Ni él ni su mujer ni sus tres niños recuerdan haber comprado jamás queso o fruta. Los Soto viven en dos cuartos, alumbrados a vela, en hileras de edificios de dos pisos. Cuatro veces al día, 30 minutos, tienen agua de cañería, pero la casa no tiene baño ni servicios higiénicos.

De vez en cuando, la familia usa uno de los cinco baños colectivos que el Gobierno ha construido.

Juan emplea 4 horas al día en ir y regresar de su trabajo, que queda a veces hasta cinco millas bajo el océano. Los túneles son calurosos y húmedos. En la gran mina de Lota ha habido 8.151 accidentes y 38 muertos en los últimos 20 meses'.

Los relegados de Pisagua (sesión del 13 de enero de 1948, sobre 'Facultades Extraordinarias al Presidente de la República'): 'Señor Presidente, se habla mucho de lo que ocurre en nuestra tierra. En todas partes del continente, se desea saber noticias. Ya sabemos cómo las proporciona el Gobierno. Por eso, creo rendir un homenaje y, al mismo tiempo, dar noticias fidedignas, leyendo esta lista de relegados en la que cada una de sus líneas esconde una tragedia.

Detrás de cada nombre de ésta hay una fuerza, una ternura y una lealtad traicionadas; junto a él está el recuerdo de personas ausentes, de madre, esposa e hijos que no están con ellos. Cruelmente fueron separados sin interrogárseles, acumulados como vacunos en trenes y ea hay una fuerza, una ternura y una lealtad traicionadas; junto a él está el recuerdo de personas ausentes, de madre, esposa e hijos que no están con ellos. Cruelmente fueron separados sin interrogárseles, acumulados como vacunos en trenes y en camiones y depositados a lo largo del país. Estos son los relegados de Pisagua y a ellos rindo homenaje'.

Neruda da lectura a la larga lista y al llegar al nombre de Lino Barrera Ramírez, exclama: '¡75 años! Fuera de la política. Uno de los grandes héroes del norte, compañero de Recabarren, humilde obrero. Mi pensamiento va hacia él en este momento. ¡Cuántas horas he compartido con él su humilde hogar!?¦'.

Lo interrumpe el senador Rodríguez de la Sotta: 'Si quiere enterar tiempo, el Honorable Senador, sería mejor que recitara una de sus poesía. Sería más entretenido, por lo menos'.

Pablo Neruda: 'Cada uno de estos nombre presenta una tragedia. Estoy orgulloso de cada uno de ellos'.

Y al concluir la lectura: 'Huiente: llegaron los policías a medianoche a las salitreras, hicieron despertar a todo el mundo, golpearon en cada puerta buscando dirigentes y, como no los encontraron por la activa solidaridad obrera, pusieron en largas filas a los trabajadores y escogieron en quintas. ¡El número 5 al frente! ¡A Pisagua!' (?¦)

'Es éste que pronuncio en esta noche, Honorable Senado, Honorable colega Aldunate, el mejor poema de mi vida: recordar a cada uno de los hijos de la tierra chilena, flor y nata de nuestro pueblo, que trabajaron lealmente y dieron con sudor vida, hijos, pan, familia, al engrandecimiento de nuestra patria, a pesar de que después, bajo el régimen que con sus esfuerzos contribuyeron a levantar, fueron tratados en forma inicua, despojados, separados y combatidos y, encima eso, calumniados y difamados'.

 

3.Párrafos finales del discurso pronunciado al recibir el premio Nobel

 

Extendiendo estos deberes del poeta, en la verdad o en el error, hasta sus ultimas consecuencias, decidí que mi actitud dentro de la sociedad y ante la vida debía ser también humildemente partidaria. Lo decidí viendo gloriosos fracasos, solitarias victorias, derrotas deslumbrantes. Comprendí, metido en el escenario de las luchas de América, que mi misión humana no era otra que sino agregarme a la extensa fuerza del pueblo organizado, agregarme con sangre y alma; con pasión y esperanza, porque sólo de ese henchido torrente pueden nacer los cambios necesarios a los escritores y a los pueblos. Y aunque mi posición levantara o levante objeciones amargas o amables, lo cierto es que no hallo otro camino para el escritor de nuestros anchos y crueles países, si queremos que florezca la oscuridad, si pretendemos que los millones de hombres que aún no han aprendido a leernos ni a leer, que todavía no saben escribir ni escribirnos, se establezcan en el terreno de la dignidad sin la cual no es posible ser hombres integrales.

Heredamos la vida lacerada de los pueblos que arrastran un castigo de siglos, pueblos los más edénicos, los más puros, los que construyeron con piedras y metales torres milagrosas, alhajas de fulgor deslumbrante: pueblos que de pronto fueron arrasados y enmudecidos por las épocas terribles del colonialismo que aún existe.

Nuestras estrellas primordiales son la lucha y la esperanza. Pero no hay ni lucha ni esperanza solitarias. En todo hombre se juntan las épocas remotas, la inercia, los errores, las pasiones, las urgencias de nuestro tiempo, la velocidad de la historia. Pero ¿qué seria de mi si yo, por ejemplo, hubiera contribuido al gran pasado feudal del continente americano? ¿Cómo podría levantar yo la frente, iluminada por el honor que Suecia me ha otorgado, si no me sintiera orgulloso de haber tomado una mínima parte en la transformación actual de mí país?. Hay que mirar el mapa de América, enfrentarse a la grandiosa diversidad, a la generosidad cósmica del espacio que nos rodea, para entender que muchos escritores se niegan a compartir el pasado de oprobio y de saqueo que oscuros dioses destinaron a los pueblos americanos.

Yo escogí el difícil camino de una responsabilidad compartida y, antes de reiterar la adoración hacia el individuo como sol central del sistema, preferí entregar con humildad mi servicio a un considerable ejército que a trechos puede equivocarse, pero que camina sin descanso y avanza cada día enfrentandose tanto a los anacrónicos recalcitrantes como a los infatuados impacientes. Porque creo que mis deberes de poeta no sólo me indicaban la fraternidad con la rosa y la simetría, con el exaltado amor y con la nostalgia infinita, sino también con las ásperas tareas humanas que incorporé a mi poesía.

Hace hoy cien años exactos, un pobre y espléndido poeta, el más atroz de los desesperados, escribió esta profecía: A l'aurore, armés d'une ardente patience, nous entrerons aux splendides Villes. (Al amanecer, armados de una ardiente paciencia, entraremos a las espléndidas ciudades).

Yo creo en esa profecía de Rimbaud, el vidente. Yo vengo de una oscura provincia, de un país separado de todos los otros por la tajante geografía. Fui el más abandonado de los poetas y mi poesía fue regional, dolorosa y lluviosa. Pero tuve siempre confianza en el hombre. No perdí jamás la esperanza. Por eso tal vez he llegado hasta aquí con mi poesía, y también con mi bandera.

En conclusión, debo decir a los hombres de buena voluntad, a los trabajadores, a los poetas, que el entero porvenir fue expresado en esa frase de Rimbaud: sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres.

Así la poesía no habrá cantado en vano.

 

exr6

Neruda en la plaza de Arauco 1963 - 1964
Foto Selim Mohor

Aparcoa

>>Link Aquí<<

exr7

 

Recordamos a Neruda, con el filo de su poesía bien afilada; no lo recordamos con el puro y aséptico deleite literario sino encarnado en nosotros, cortándonos limpiamente el viento helado de la desesperación que nos invadía en momentos, aquellos, en los que no se vislumbraba apenas un rayo de esperanza.

Al leer sus poemas salía de nuestro corazón un rayo rojo. Florecíamos también cada mañana.

Lo recordamos ahora, a los ciento seis años de su nacimiento, con la misma frescura, con el mismo corte afilado, recogiendo rebeldías lo mismo que la ideología que lo sostuvo: el socialismo, el marxismo.

El socialismo, anarquismo y sus numerosas variantes surgieron como grandiosas hoces para recoger, en un haz, las rebeldías que se encarnaban en personas solas, desperdigadas, perdidas por ahí, por los vericuetos y caminos del mundo y que se quemaban o gastaban en manoteos casi inútiles, en chispazos apenas perceptibles, terminando por suicidarse o pudrirse lentamente.

Y él también recogió esas rebeldías.

Y no se nos olvida pues, si bien, esos manoteos, esos chispazos, esos desgraciados suicidios, iban incubando las semillas de la confraternización obrera y campesina, eran, entonces, no siempre, gratamente recibidas, por la autoridad establecida, por la reacción imperante que elevaba a la cúspide, a la pingorota del heroísmo, esas rebeldías solitarias; cortándoles, así, el cordón umbilical que las haría más rápidamente fecundas: la unión con el resto de todos aquellos, (somos nosotros ahora), 'pobres comedores de manzanas'.

Cuando morían los rebeldes, independientemente de cómo lo hicieran, si no podían silenciarlos, les cubrían con otro silencio: un fastuoso manto de vocerío, en homenajes por parte de los clubes de la sociedad de su tiempo, cuya misión era: analizarlos, destriparlos, despedazarlos en congresos, en mesas redondas o cuadradas, en debates desde distintos puntos de vista, cribando sus ideas y acciones, hasta dejarlos tan cambiados que nos los conocería... ni la madre que los parió.

Luego se les erigía una estatua, o una gran estatua, depende, en la plaza de la urbe, libre de rebabas rebeldes. Y allí quedaban, mostrando su grandioso vacío, su oquedad, por los siglos de los siglos.

Los que mandaban, ellos, (porque hay que utilizar cada vez más este pronombre), trataban de torcer el camino que habían emprendido, y marcado a veces sin querer, estos solitarios de la rebeldía, encauzándolo hacia otros derroteros que conducían a callejones sin salida, a laberintos de  desesperación.

Neruda, que había sido un rebelde haciendo la guerra por su cuenta y riesgo, vio claro que con esas actitudes no se conmovían, lo más mínimo, los cimientos de la sociedad; seguía sin grietas, dominando el cotarro del mundo; ese mundo donde se apagaban, en unas ocasiones, los chispazos de las rebeldías, a sangre y fuego; y en otras, se las deshacía con el aliento suave de la alabanza hipócrita; esa sociedad dominaba todos los estamentos; y todos los organismos, todas las instituciones, estaban en su poder: desde las más humildes piedras de las alcaldías, hasta los 'mármoles sagrados' de los parlamentos donde 'torcían' los debates, las charlas, hacía 'sus bolsillos'. Agrandándose aún más sus faltriqueras.

Y lo recordamos porque se dio cuenta de que, por ahí, por ese camino, no se llegaba a ninguna parte.

Ya hemos dicho más arriba que, él, había sido un rebelde que 'peroraba en la calle desierta';  y cuando ejercía su rebeldía de esa manera el rico, el terrateniente que se cruzaba en su camino, lo saludaba muy amable; para acto seguido, en el club, en el casino, o en el café selecto decir a sus compinches: 'he visto a un valiente charlar en la plaza desierta', '¡qué bien lo hacía!' ¡dejémosle que siga su camino!, 'algún día tenemos que invitarlo'. Y se sentaban a jugar la partida.

Por entonces, dice Neruda, lo llamaban el 'Píndaro celeste'; mas cuando dejó de vocear en el desierto, cuando buscó la 'veta escondida', cuando se hizo 'música callada', violín penetrante y acariciador para sus camaradas; cuando acudió con su palabra a las barriadas miserables, al último rincón de este mundo, a levantar de la tierra al caído, al obrero sin pan, al pampino triste; cuando les animó a luchar por su dignidad, a ligarse íntimamente, a ser una voz más, cada una con su timbre, en el concierto universal de las fuerzas del trabajo proletario, cuando se hizo 'cemento y argamasa con su pueblo', esos mismos que, antes, ayer mismo, lo bautizaban como 'el nuevo Píndaro', exclamaron: '¡duro con él!, ¡a la cárcel!, ¡muera!'.

Lo recordamos ahora que, por doquier, se van a celebrar homenajes, algunos de los cuales intentarán mellar su filo rebelde, revolucionario. Ya hemos visto intentos, tímidos, hace días, pocos, por parte de un connotado nazi y derechista; el cual desde su razón, llena de militancia reaccionaria, aromada con la canela más extrema, casi fascista, ha querido enfrentar, elevándolos, sus poemas de amor; para, a continuación, menospreciar otros, ya se supone, más políticos, donde Neruda nos anima a no desesperar, a seguir aunque sea desde el azote de la furia terrestre, desde el rincón de las humillaciones; a levantarnos, porque "saldrá -nos dice- desde tu corazón un rayo rojo, florecerás también una mañana", "no te ha olvidado, no, la primavera".

Nos lo dice a todos nosotros eso que le trasmitió a él cactus de las arenas; y, Neruda, generoso, nos regala el mensaje que recogemos con sumo cuidado, casi con delicadeza, como si de una herramienta única se tratara: 'donde quiera que estemos: en Irak, en Palestina, en Colombia, en Argentina, en Brasil, en Venezuela, en Haití, en España... luchemos desde nuestras pequeñas cosas, desde nuestros pequeños seres y nuestras humildes raíces, cortémosles la hierba a la reacción, hagámosles trampas guerrilleras, quedémosles sin agua, sin comida... sin siquiera apellidos'.

Ese es el mensaje y esa es la moral de sus poemas. No consintamos que nos arrebaten el arma de las manos... de lo contrario no saldrá para nosotros la dulce primavera.

 

fondoong escrito 1920 1080

Antología Popular 1972 -Patrimonio de Chile/ONG

Manuel Araya Osorio       Raul Valdivia         Sofia Ale Ale-Maria E. Zuñiga         Luis Silva

                     Presidente               Vice-Presidente                   Relac. Inter                   Difusion y Finanzas