^¡Subir!

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


Material Digital

Documentos y Textos de Salvador Allende

Allende por Allende
Higiene mental y delincuencia. Tesis para optar al título de Médico, 1933
Ver texto

La siembra infatigable

Ver texto

El Gobierno Popular

Ver texto

...

Últimos discursos de Salvador Allende, 11 de Septiembre

Descargar. (Click derecho en el enlace y apretar "Guardar como")

 

El derrocamiento de Allende, los documentos secretos de ITT

 

Ver Acá.

 

La Grabacion del Golpe.

Documento histórico
Maria Olivia Monckeberg - Fernando Paulsen

Leer/Descargar PDF

 

Justicia Chilena ordena investigar la muerte del Presidente Constitucional Salvador Allende Gossens.

Descargar. (Click derecho en el enlace y apretar "Guardar como")

 

PortaMagnicidio.png

Magnicidio( Del lat. magnus , grande, y -cidio, muerte)
Muerte violenta dada a persona muy importante por su cargo o poder.

 

 

Suicida no, Héroe

 

 

 Gomez Barata

 

 

Aunque en el léxico forense sea técnicamente correcto; ofrendar la vida por una causa en la que se cree desde la perspectiva inteligente del luchador social, es un acto de tal grandeza que reducirlo al suicidio, es no sólo inexacto sino mezquino. Salvador Allende es un héroe, un paradigma del ser humano capaz de asumir la muerte como un servicio y entregar la vida para plantar una semilla y levantar una bandera.

 

En las dramáticas circunstancias en las que cayó combatiendo el primer presidente socialista electo en América Latina, determinar quién tiró del gatillo no hará diferencia alguna ni cambiará la historia: Allende es un mártir y tanto los autores intelectuales que desde Washington dieron la luz verde al golpe como sus ejecutores materiales, los fascistas al mando de Augusto Pinochet, fueron sus verdugos. Ningún tecnicismo cambiará la historia.

 

Tal vez inmolación sea una expresión más apropiada, aunque todavía sin la fuerza de convicción y la plasticidad necesaria para expresar la dimensión humana, el dolor de aquella acción y el alcance de una tragedia semejante. En este caso decir que no existen palabras para describir el gesto es literalmente cierto. Quizás un poeta con las luces de Silvio Rodríguez que fue capaz de encontrar los giros necesarios para reivindicar la necedad hasta hacerla heroica, encuentre la metáfora apropiada.

 

Empujado a una situación extrema en la cual entregarse sería humillar una causa, faltar a la palabra empeñada ante el pueblo y la Patria y de cierta manera admitir que la brutalidad y el fascismo podían prevalecer por sobre el líder al que el pueblo había confiado su destino, Salvador Allende, un hombre inteligente y bueno, prefirió negarles la razón. Su muerte puede haber sido la primera victoria de la resistencia.

 

Obviamente los fascistas hubieran preferido no tener que bombardear La Moneda ni matar al presidente, para ellos hubiera sido más rentable atraparlo y desmoralizarlo exhibiéndolo en la derrota. Con su muerte Salvador Allende frustró el plan y sumó su vida al baldón que las hordas fascistas echaron sobre sí mismas al faltar al juramento de fidelidad a la Constitución.

 

Salvador Allende facilitó las cosas para que fuera la historia y no el fascismo quien lo juzgara. Eso es exactamente lo que ocurrirá cuando el pueblo chileno transite por aquellas “grandes alamedas” que él avizoró como parte de un brillante porvenir. No es la forma de su muerte sino el contenido de su vida lo que confiere la inmortalidad de que disfruta para siempre en el más allá de los pueblos.

 

 

Allá nos vemos.

 

La Habana, 20 de julio de 2011

 

Publicación Original en MONCADA