^¡Subir!

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


Material Digital

Justicia Chilena ordena investigar la muerte del Presidente Constitucional Salvador Allende Gossens.

Descargar. (Click derecho en el enlace y apretar "Guardar como")

 

El derrocamiento de Allende, los documentos secretos de ITT

 

Ver Acá.

 

Últimos discursos de Salvador Allende, 11 de Septiembre

Descargar. (Click derecho en el enlace y apretar "Guardar como")

 

La Grabacion del Golpe.

Documento histórico
Maria Olivia Monckeberg - Fernando Paulsen

Leer/Descargar PDF

 

Estos mataron a Allende, de Robinson Rojas

 

Ver Acá.

 

PortaMagnicidio.png

Magnicidio( Del lat. magnus , grande, y -cidio, muerte)
Muerte violenta dada a persona muy importante por su cargo o poder.

 

 

4 de septiembre de 1970, Salvador Allende, el triunfo del Pueblo.

“Con profunda emoción les hablo desde esta improvisada tribuna por medio de estos deficientes amplificadores”.

 

Discurso de Saludo del triunfo electoral de la Unidad Popular del 4 de septiembre de 1970

“Con profunda emoción les hablo desde esta improvisada tribuna por medio de estos deficientes amplificadores. (Balcón de la Fech)

Leer más: Discurso de Saludo del triunfo electoral de la Unidad Popular

 

*Mas videos, en el Boton de "Ver más"*

Leer más: Allende en Videos

 

 

Radio Corporación

7:55 A.M.
Habla el presidente de la República desde el Palacio de La Moneda. Informaciones confirmadas señalan que un sector de la marinería habría aislado Valparaíso y que la ciudad estaría ocupada, lo que significa un levantamiento contra el Gobierno, del Gobierno legítimamente constituido, del Gobierno que está amparado por la ley y la voluntad del ciudadano. 

En estas circunstancias, llamo a todos los trabajadores. Que ocupen sus puestos de trabajo, que concurran a sus fábricas, que mantengan la calma y serenidad. Hasta este momento en Santiago no se ha producido ningún movimiento extraordinario de tropas y, según me ha informado el jefe de la Guarnición, Santiago estaría acuartelado y normal. 

En todo caso yo estoy aquí, en el Palacio de Gobierno, y me quedaré aquí defendiendo al Gobierno que represento por voluntad del pueblo. Lo que deseo, esencialmente, es que los trabajadores estén atentos, vigilantes y que eviten provocaciones. Como primera etapa tenemos que ver la respuesta, que espero sea positiva, de los soldados de la Patria, que han jurado defender el régimen establecido que es la expresión de la voluntad ciudadana, y que cumplirán con la doctrina que prestigió a Chile y le prestigia el profesionalismo de las Fuerzas Armadas. En estas circunstancias, tengo la certeza de que los soldados sabrán cumplir con su obligación. De todas maneras, el pueblo y los trabajadores, fundamentalmente, deben estar movilizados activamente, pero en sus sitios de trabajo, escuchando el llamado que pueda hacerle y las instrucciones que les dé el compañero presidente de la República.

Leer más: Transcripciones de Allende del Ultimo Día

Ryszard Kapuscinski

En el curso de un encuentro con los lectores, alguien del público me pide que compare la figura de Allende con la del Che Guevara y diga cuál de los dos tenía razón.

La pregunta encierra la opinión de que sólo uno de ellos podía tener razón, y el público espera a que yo escoja entre los caminos elegidos por Ernesto Guevara y por Salvador Allende.

En un determinado momento de su vida, Guevara abandona el despacho del ministro y su mesa de trabajo para marcharse a Bolivia, donde organiza un destacamento de guerrilla. Muere siendo el comandante de ese destacamento.

Allende, al contrario, muere defendiendo su mesa de trabajo, su despacho de presidente, del cual sólo lo sacarían –como siempre había dicho– en un traje de madera.

Leer más: "Che" Guevara y Allende

 


Un Político Ejemplar

Poema de Mario Benedetti

ALLENDE

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que congregar todos los odios
y además los aviones y los tanques,
para batir al hombre de la paz
tuvieron que bombardearlo hacerlo llama,
porque el hombre de la paz era una fortaleza
Para matar al hombre de la paz
tuvieron que desatar la guerra turbia,
para vencer al hombre de la paz
y acallar su voz modesta y taladrante
tuvieron que empujar el terror hasta el abismo
y matar mas para seguir matando,
para batir al hombre de la paz
tuvieron que asesinarlo muchas veces
porque el hombre de la paz era una fortaleza,

Para matar al hombre de la paz
tuvieron que imaginar que era una tropa,
una armada, una hueste, una brigada,
tuvieron que creer que era otro ejercito,
pero el hombre de la paz era tan solo un pueblo
y tenia en sus manos un fusil y un mandato
y eran necesarios mas tanques mas rencores
mas bombas mas aviones mas oprobios
porque el hombre de la paz era una fortaleza

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla,
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse siempre a la muerte
matar y matar mas para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad,
para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.

 

 Por Gabriel García Márquez

A la hora de la batalla final, con el país a merced de las fuerzas desencadenadas de la subversión, Salvador Allende continuó aferrado a la legalidad. La contradicción más dramática de su vida fue ser al mismo tiempo, enemigo congénito de la violencia y revolucionario apasionado, y él creía haberla resuelto con la hipótesis de que las condiciones de Chile permitían una evolución pacífica hacia el socialismo dentro de la legalidad burguesa.

La experiencia le enseñó demasiado tarde que no se puede cambiar un sistema desde el gobierno, sino desde el poder. Esa comprobación tardía debió ser la fuerza que lo impulsó a resistir hasta la muerte en los escombros en llamas de una casa que ni siquiera era la suya, una mansión sombría que un arquitecto italiano construyó para fábrica de dinero y terminó convertida en el refugio de un Presidente sin poder.

Leer más: La Muerte de Allende -G.G. Marquez-

Estados Unidos y el derrocamiento del Presidente constitucional Salvador Allende Gossens

 

Que EE.UU. ayudó a derrocar a Salvador Allende, el mundo entero, en realidad, lo sabía. Y ahora lo demuestran los documentos desclasificados

Los famosos documentos clasificados son aquellos que EE.UU. mantiene en estricto secreto durante muchos años para ocultarle al mundo que muchos de sus gobiernos violaron derechos humanos en todo el mundo, que fueron protagonistas directos e indirectos de aventuras militares para derrocar democracias, que usaron zonas pobladas del planeta para probar armas químicas o de destrucción masiva, que iniciaron guerras ilegales con propósitos puramente mercantiles, que asesinaron o hicieron desaparecer a disidentes o políticos opositores en las más variadas regiones del mundo y tantas otras tropelías llevadas a cabo por los que se enorgullecen de ser los campeones de la democracia y la libertad de pensamiento y expresión

BBC Nuevos documentos desclasificados por Estados Unidos confirman que el gobierno de Richard Nixon ayudó a derrocar al presidente de Chile Salvador Allende.

"Nuestra mano no se muestra en este caso", dijo Richard Nixon a su Consejero de Seguridad Nacional, Henry Kissinger, el 16 de septiembre de 1973, cinco días después del golpe encabezado por el general Augusto Pinochet.

"Nosotros no lo hicimos. Quiero decir, los ayudamos... a crear las condiciones de la mejor forma posible", respondió Kissinger, según la trascripción de una conversación telefónica divulgada por el Archivo de Seguridad Nacional, de la Universidad George Washington.

"Correcto", dijo Nixon, quien calificó al gobierno de Allende como "un gobierno absolutamente anti-estadounidense"

Esa misma semana Kissinger negó ante el Senado que EE.UU. estuviera vinculado al golpe.

Leer más: Conversaciones entre Kissinger y Pinochet

 

Arrepentido revela asociación de la CIA con escuadrones de la muerte

 

Un agente arrepentido de la CIA, Ralph W. McGehee, que formó parte de la organización entre 1952 y 1977, publicó un libro llamado "Deadly Deceits: My 25 years in the CIA" ("Engaños mortales: Mis veinticinco años en la CIA"), donde detalla la participación de EEUU a través de la CIA en la preparación de las dictaduras latinoamericanas y en la represión que impusieron luego de conquistar el poder.

A partir de la desclasificación de documentos, la historia de la CIA "está haciéndose dolorosamente clara", sostiene el ex agente.

El entrenamiento para torturas "que rivalizaron con los nazis" y la asociación de la CIA con los "escuadrones de la muerte" para los que "el Departamento de Información e Inteligencia sirvió de cobertura", son algunas de las confesiones realizadas por el ex agente sobre las operaciones de la CIA en Uruguay. En el rubro torturas destaca particularmente la participación como instructor del "conocido torturador" Dan Mitrione.
Según McGehee la CIA armó directamente "la policía secreta" y "escuadrones de la muerte" en "El Salvador, Guatemala, la Nicargua presandinista, Corea del Sur, Irán, Chile y Uruguay". El ex agente señala que esas operaciones son las responsables de "torturas, desapariciones y muertes´´.

McGehee reconoció también que "en 1973 la CIA supervisó y asesinó al presidente Salvador Allende" en Chile y señaló que la empresa electrónica norteamericana ITT "ofreció un millón de dólares a la CIA para que diera un golpe". Agregó que la agencia colaboró con los militares chilenos desde 1971 para elaborar un listado de "20.000 candidatos a ser asesinados la mañana del golpe".

Leer más: El agente de la CIA Ralph W. McGehee señalo “En 1973 la CIA supervisó y asesinó Salvador Allende